Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un proyecto de 28 años

Un arquitecto tardará casi tres décadas en terminar 120 viviendas y un hotel después de que el Tribunal Supremo le autorice a continuar construyendo

Cuando Jose María Sánchez Robles comenzó con el proyecto Cornisas del Tajo tenía 51 años. Ahora podrá continuarlo, 28 años después. El Ayuntamiento de Ronda y la Junta de Andalucía paralizaron las obras al considerar la zona como no urbanizable. El Tribunal Supremo ha reconocido como urbanizable una zona próxima al Tajo de Ronda después de 28 años de proceso judicial. Al final, ha fallado a favor del arquitecto y promotor, que ha conseguido ganar la batalla que mantenía con el Ayuntamiento de Ronda y la Junta de Andalucía.

La sentencia del Alto Tribunal anula el actual PGOU, donde se cataloga como no urbanizable la zona elegida para el desarrollo de la urbanización, cuyo plan parcial había sido presentado al Consistorio rondeño en 1980. En 1988 el pleno, presidido como alcalde por el socialista García Rubio, rechazaba la propuesta y la Junta de Andalucía ratificaba la decisión. Ahora, el Ayuntamiento no tendrá más remedio que asumir este proyecto, que se enclava en una zona que se quería seguir manteniendo como no urbanizable en el nuevo PGOU que se está redactando.

El largo camino judicial ha finalizado 15 años después con una sentencia favorable al promotor, que reconoce estos terrenos como urbanizables y da por bueno el plan parcial presentado. Los promotores han retomado aquel viejo proyecto para su desarrollo. Según ha indicado Juán Sánchez Robles, hijo del promotor, van a cumplir "con todos los plazos fijados", aunque se cree que antes de tres años no se realizará ningún tipo de movimiento de tierras. La urbanización incluye 120 viviendas y un hotel de lujo, en una superficie de 16 hectáreas.

En cuanto a un posible acuerdo amistoso con el Ayuntamiento de Ronda, Sánchez Robles señaló que "ya hemos tenido tiempo para ello", en clara referencia a los intentos que se han realizado sin que ninguno de ellos llegue a buen puerto.