Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estatuto celebra dos años de vigencia con sólo una cuarta parte de los traspasos obtenidos

Aparte de las 40 transferencias, el texto también prevé la reforma, por parte de Las Cortes, de una treintena de leyes estatales

El Estatuto de Autonomía de Cataluña cumple mañana dos años de vigencia, en los que sólo una cuarta parte de los traspasos de competencias del Estado a la Generalitat previstos en el texto se han producido (11 de 40), y en los que el Parlamento catalán ha aprobado 16 leyes, de las que destacan cinco. El balance de los dos años de aplicación del Estatuto refleja que únicamente han sido traspasadas 11 competencias de las 40 previstas en el texto, y la mayoría de ellas no tienen una especial trascendencia, en comparación con la del servicio de trenes de Cercanías y Regionales de Renfe, que está todavía pendiente.

Entre los once traspasos efectuados, figuran los de gestión del Hospital Clínico de Barcelona, la ordenación del litoral -autorizaiones e instalaciones marítimas-, la declaración de utilidad pública de las asociaciones, las comunicaciones electrónicas, las notarías y los registros civiles y la homologación y convalidación de títulos y estudios extranjeros en enseñanzas no universitarias. También figuran dos transferencias acordadas el mes de julio que elevan un poco el nivel cualitativo de las efectuadas hasta ahora, la Inspección de Trabajo -aunque no se materializará hasta junio del 2009- y la concesión de "permisos iniciales de trabajo para extranjeros".

Reforma de una treintena de leyes estatales

Estado y Generalitat han abierto, también el mes de julio, seis ponencias nuevas para acordar otros tantos traspasos, además de las dos que ya fueron creadas hace tiempo pero que aún no han concluido su labor (Cercanías de Renfe y becas y ayudas para enseñanza universitaria y no universitaria). Aparte de los traspasos, el texto del Estatuto también prevé la reforma (por parte del Parlamento español) de una treintena de leyes estatales para permitir la apertura del marco normativo y la participación de la Generalitat, pero de éstas sólo se ha llevado a cabo una, la de reforma del Tribunal Constitucional.

En lo que se refiere al desarrollo del Estatut en el ámbito interno de Cataluña, el Parlamento autónomo ha aprobado, en estos dos primeros años de vigencia de la norma, un total de 16 leyes, si bien hay otras nueve que se encuentran en tramitación y el Gobierno catalán prepara unos 15 anteproyectos legislativos más. Entre las 16 leyes aprobadas, destacan cinco, la de la Agencia Tributaria de Cataluña, la del Derecho a la Vivienda, la de Servicios Sociales, la del Memorial Democrático, y la de creación del Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes de Cataluña.

Leyes aprobadas por el Parlamento catalán

Otras leyes aprobadas son las del Consejo de Relaciones Laborales, Instituto de Seguridad de Cataluña, Instituto Catalán Internacional para la Paz, Contratos de Cultivo, ejercicio de las profesiones del Deporte, erradicación de la violencia machista, seguridad industrial y la de financiación y gestión de infraestructuras de residuos. La lista se completa con la modificación de una ley ya existente, la reguladora de los residuos, y dos compilaciones más de derecho civil catalán (el libro tercero y el libro cuarto).

Entre los nueve proyectos de ley que están en trámite, destacan los de la Ley de Educación de Cataluña, Consejo de Garantías Estatuarias, Presidencia de la Generalitat y Gobierno, Oficina Antifraude, Ley de Fosas, centros de culto o de reunión con fines religiosos, y garantía y calidad del servicio eléctrico. Sobre el capítulo del Estatuto dedicado a la financiación, la cuestión fundamental es que Estado y Generalitat acuerden el nuevo modelo, pero mañana 9 de agosto expira el plazo máximo establecido en el texto para disponer del sistema y las posiciones entre ambas partes se mantienen muy alejadas. Sí que avanza, en cambio, la aplicación de la disposición adicional tercera, en la que se prevé la inversión que el Estado debe efectuar en Cataluña durante siete años en materia de infraestucturas y equipamientos.