Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tonga tiene nuevo rey

El pequeño estado feudal del Sur del Pacífico ha coronado a George Tupou V

El pequeño archipiélago de Tonga, en el Pacífico Sur, tiene desde hoy nuevo rey. George Topou V ha sido monarca del último Estado feudal del Pacífico en un acto al que han asistido unos 1.400 dignatarios de todo el mundo, entre los que se encontraban el príncipe japonés, Naruhito, la princesa tailandesa, Maha Chakri Sirindhorn, y los duques británicos de Gloucester.

La ceremonia de coronación y la celebración han sido objeto de duras críticas ya que han costado 2,5 millones de dólares (1,6 millones de euros), es decir, una cifra superior al presupuesto anual de la nación. La ceremonia de hoy es la culminación de 15 días de festejos tradicionales, durante los que Topou V ha sido investido Gran Jefe Tribal.

El nuevo monarca tendría que haber sido coronado en 2007, un año después de la muerte de su padre, Taufa'Ahau Tupou IV, según marca la tradición tongaza. Sin embargo, los disturbios acaecidos a finales de 2006 en la capital del país, en los que 8 personas perdieron la vida y varios edificios fueron pasto de las llamas (incendiados supuestamente por jóvenes pertenecientes al movimiento democrático), obligaron a posponer la ceremonia.

Tonga es uno de los países más pequeños y pobres del mundo, con apenas 178 kilómetros cuadrados y 119.000 habitantes repartidos entre más de cien islas. Se trata de un estado feudal donde 29 familias nobles eligen a la mitad de los diputados de la cámara baja, mientras que la otra mitad es elegida por 67.000 tonganos plebeyos. La tarea de designar a todos los ministros corre a cargo del rey.

Sin embargo, el pequeño Estado va a iniciar una etapa de cambios, ya que el Ejecutivo ha anunciado el inicio este año de un proceso de reforma de la estructura política del país. El objetivo de estos cambios es que en 2010 se puedan celebrar elecciones democráticas, con lo que se pondría punto final a un sistema que ha estado vigente durante 133 años.