Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

11-M: Las claves de la sentencia del Supremo

Mohamed el Egipcio

El Tribunal Supremo confirma la absolución. Rabei Osman El Sabed Ahmed, conocido como 'El Egipcio', fue detenido en Milán en Junio de 2004, ciudad a la que había viajado días antes de los atentados del 11-M; como prueba inculpatoria, la justicia italiana usó una grabación en la que se declaraba como uno de los cerebros del 11-M. La justicia transalpina lo condenó a 10 años primero como cabecilla de una organización terrorista, sentencia luego reducida a 8 años en apelación en la que fue considerado como simple integrante. En el juicio celebrado el año pasado en la Audiencia Nacional los magistrados desestimaron la prueba telefónica en la que supuestamente se inculpaba por los atentados y absolvieron al Egipcio del delito de pertenencia a banda armada, ya que había sido juzgado y condenado por este delito en Italia. La sentencia fue recurrida por el fiscal y las acusaciones particulares, con el argumento de que la sentencia italiana no era firme.

Antonio Toro Castro

Absuelto por la Audiencia Nacional, el Tribunal Supremo le condena a 4 años por tráfico de explosivos. Durante el juicio celebrado en la Audiencia Nacional, el fiscal pedía para el ex cuñado del minero Trashoras una pena de 23 años. Las acusaciones señalaban a Toro como la conexión entre la llamada trama asturiana y Zouhier, quien puso en contacto con el Chino para la compra de los explosivos. Zouhier y Toro se conocieron unos años antes en prisión. En la actualidad Antonio Toro cumple una condena de 11 años y siete meses de prisión por el tráfico de drogas y explosivos en el marco de la 'operación Pipol', causa separada a la del 11-M.

Basel Ghalyoun

La Audiencia Nacional le condenó a 12 años de prisión como integrante de organización terrorista, delito del que es ahora absuelto por el Supremo. En un principio la fiscalía señalaba a este sirio nacido en 1984 como uno de los autores materiales de los atentados, pero uno de los testigos que había asegurado haberlo visto en los trenes se desdijo de su declaración.

Mouhannad Almallah 'Dabas'

Condenado a 12 años de prisión por la Audiencia Nacional por pertenencia a organización terrorista, Dabas es ahora absuelto por el Supremo. Este sirio nacido en 1964 fue acusado de pertenencia a banda armada. Se le señalaba como captador de integrantes de la célula y de darles cobijo. Dabas era el dueño del local de la calle Virgen del Carmen donde se hospedaban tres procesados y uno de los suicidas de Leganés. Durante el juicio Dabas sostuvo que se fue distanciando de 'El Tunecino' - cabecilla junto al Chino de la célula del 11-M y también uno de los suicidas de Leganés - porqué se había radicalizado. Nacionalizado español, se afilió al PSOE días después de la matanza, aunque fue expulsado nada más conocerse su supuesta implicación en los atentados. Su hermano, detenido en Londres, fue extraditado el verano pasado por también por su supuesta participación en el atentado 11-M.

Abdelilah el Fadoual el Akil

Condenado a nueve años por pertenencia a banda armada, el Tribunal Supremo le absuelve. El Fadoual el Akil era uno de los amigos de 'El Chino' y fue señalado como el que le proporcionó la documentación falsa para que este pudiera volver a entrar en España tras cumplir una condena en Marruecos. El Akil negó en el juicio cualquier vinculación con la falsificación de documentos o el tráfico de drogas, y negó conocer al 'Tunecino', el otro cabecilla de la célula.

Raúl Gonzalez 'el Rulo'

Condenado a cinco años por la Audiencia Nacional por tráfico de explosivos, el Supremo le absuelve. Raúl Gonzalez, conocido como 'El Rulo', era uno de los trabajadores de la mina Conchita, de donde se sustrajeron los explosivos. Se le acusaba de haber proporcionado los explosivos a Emilio Suárez Trashorras. Durante su declaración ante el tribunal de la Audiencia Nacional negó cualquier vinculación con el tráfico de explosivos y aseguró que cualquiera podía acceder a la mina y que no apenas había control sobre los explosivos. Las acusaciones pedían para Raúl Gonzalez una pena de ocho años de cárcel, pero finalmente fue condenado por la Audiencia Nacional a 5 años de prisión por tráfico de explosivos.

Otman El Gnanoui

El Supremo le rebajan a dos años la condena por no considerarle culpable del delito de falsedad documental. La sentencia mantiene su condena como autor material de los atentados, lo que suma un total de 42.922 años de cárcel.