La Justicia archiva las actuaciones por el hundimiento del Carmel

La juez instructora decreta el sobreseimento de las diligencias contra los cinco imputados a petición de la Fiscalía, que la semana pasada pidió su archivo

El juzgado de instrucción número 33 de Barcelona ha archivado hoy las actuaciones por los daños ocasionados a los vecinos por el hundimiento de un túnel del metro en el barrio del Carmel de Barcelona en enero de 2005. La juez instructora Elisabeth Castelló ha decretado el sobreseimento libre de las diligencias contra los cinco imputados a petición de la Fiscalía, que la semana pasada solicitó el archivo del proceso judicial contra los cinco imputados, pese a que los hechos que supuestamente cometieron "pudieran revestir el carácter de delito de daños imprudentes".

Más información

El auto judicial llega después de que todas las acusaciones particulares se retirasen del caso y la Fiscalía solicitara el archivo. La juez tiene en cuenta esa renuncia y el "perdón otorgado" por los vecinos del barrio barcelonés al retirarse definitivamente del proceso el pasado marzo. En esa fecha recibieron ya las indemnizaciones por parte de la Administración.

El Ayuntamiento también se retiró como acusación

En la investigación judicial sobre las responsabilidades del hundimiento, que se produjo el 27 de enero de 2005 a causa de un corrimiento de tierras en las obras de ampliación de la línea 5 del metro, también estaba presente como acusación el Ayuntamiento de Barcelona, que finalmente también se retiró del proceso.

Pocos días después de que se produjera el suceso, la titular del juzgado de Instrucción número 33 de la capital catalana abrió diligencias para investigar si los responsables de las obras pudieron cometer delitos de estragos y de daños por imprudencia. En el auto, Castelló recuerda que, para que una persona pueda ser juzgada por un delito de daños, es necesario que los perjudicados reclamen en el proceso judicial.

Tampoco considera que puedan existir estragos porque el daño producido no afectó al funcionamiento de un servicio público ni se puso en peligro la vida de las personas, dos requisitos necesarios para poder imputar dicho delito.

Más de 1.200 vecinos desalojados y una tormenta política

El hundimiento parcial del túnel de maniobras de la línea 5 en el barrio del Carmel llevó a desalojar unos cincuenta edificios con más de 1.200 vecinos. Este suceso originó un terremoto político que derivó en una comisión de investigación parlamentaria, provocó la dimisión de dos altos cargos de la Generalitat y obligó a paralizar las obras de la línea 5 y a replantear el proyecto en su conjunto, así como la seguridad en todas las infraestructuras subterráneas de Cataluña.

Con el auto hecho público hoy, se pone punto y final al proceso judicial abierto contra los responsables de la obra, en la que trabajaban las empresas GISA, INTRAESA, TEC-CUATRO y TYPSA. En el proceso se imputaron a seis responsables del proyecto, Francisco Javier G., Alonso C., Benjamín C.T., Sergio G.A., Rafael P.S. y Antonio P.O..

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50