Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil estrena su primer avión para luchar contra la inmigración ilegal

Rubalcaba presenta en Torrejón de Ardoz una aeronave que además se empleará en la lucha contra el narcotráfico, el contrabando y la contaminación marina

Una "vieja aspiración" de la Guardia Civil es ya una realidad. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha definido así durante la presentación en la base Aérea de Torrejón de Ardoz, al primer avión que será operado por el Servicio Aéreo del Instituto Armado en la lucha contra la inmigración ilegal, el narcotráfico, el contrabando y la contaminación marina. La compra de este avión, un CN-235 PM, supone el primero de dos unidades con las que va a contar la Guardia Civil, que cuenta además con 37 helicópteros en servicio.

"La alerta temprana de estas aeronaves permitirá luchar con más eficacia contra las mafias de la inmigración", ha señalado el director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velásquez, también presente en el acto. El avión cuenta con una autonomía de 4.700 kilómetros y está preparado para misiones de patrulla marítima con un tiempo de permanencia en el aire cercana a las diez horas, a una velocidad de crucero máxima de 245 nudos, equivalente a 453 kilómetros por hora. De momento, el aparato será pilotado por personal del Ejército del Aire hasta que los nuevos pilotos de la Guardia Civil terminen su periodo de instrucción y adaptación a la nueva aeronave.

Base en Canarias

Este primer aparato, que tendrá su base en Canarias, permitirá ampliar la zona de patrulla aérea y las horas de vigilancia de las costas españolas gracias a sofisticados sistemas de detección, como cámaras de infrarrojos y ópticas de alta definición, grabación en vídeo, radares de 360 grados y comunicaciones vía satélite.

Su incorporación viene a complementar la adquisición y puesta en servicio, hace escasos meses, del primer buque oceánico de la Guardia Civil, el Río Miño que ya se encuentran operando en el Atlántico, al que se unirá próximamente otro de buque de altura, el Río Tajo. Con ambos medios, buques y aviones, la Guardia Civil incrementa el alcance de sus sistemas de detección, integrados hasta ahora por radares de costa, patrulleras y helicópteros.

Estos instrumentos se habían mostrado muy eficaces para el control de distancias cortas, especialmente en la zona del Estrecho de Gibraltar, pero resultaban insuficientes para cubrir las actuales rutas de la inmigración ilegal y el narcotráfico en alta mar. En la presentación del nuevo avión, el ministro del Interior ha destacado la versatilidad de la aeronave, preparada para misiones multitarea, que abarcarán no sólo la lucha contra la inmigración irregular sino también el tráfico de drogas que utilizan las mismas rutas de entrada en España.

Rubalcaba ha aprovechado también el acto para anunciar la próxima puesta en servicio de un nuevo helicóptero de altas prestaciones y gran capacidad con destino al Cuerpo Nacional de Policía.