Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco detenidos en una operación contra la piratería industrial

La policía intercepta en Valencia un buque con 500.000 prendas falsificadas procedentes de China.- El precio de la mercancia alcanzaba 30 millones de euros.- Incautados más de 100.000 artículos en Algeciras

La Policía ha detenido a cinco personas de origen indio en una operación contra la piratería industrial desarrollada en Valencia y Barcelona, según informa la Cadena SER. Los agentes han interceptado en Valencia un buque con más de 500.000 prendas falsificadas, relojes, bolsos, cinturones, colonias y gafas. Además, se han retenido dos camiones que se dirigían al puerto de Valencia, donde se encontraba el barco que iba a partir a Barcelona. El precio de la mercancía alcanzaba los 30 millones de euros en el mercado negro, según fuentes de la investigación, que la han calificado como la mayor operación desarrollada contra la piratería en España.

Casi simultáneamente, la Policía ha dado en Algeciras otro golpe a la piratería. Los agentes se han incautado de más de 104.000 productos falsificados por un valor superior a los seis millones y medio de euros, en una operación que comenzó el mes pasado al detectarse la expedición de contenedores con mercancía falsificada desde China e Indonesia con destino a Camerún y Gambia.

12 contenedores

Los detenidos en Valencia y Barcelona importaban la mercancía en contenedores a través de diversos puertos, principalmente el de Valencia, para posteriormente comercializarla por toda España. En la operación, la Policía se ha incautado de 12 contenedores a punto de ser distribuidos.

Las investigaciones comenzaron en Barcelona el año pasado tras conocerse que el grupo dirigía desde esta ciudad la importación de los artículos ilícitos en contenedores. Los agentes localizaron al presunto cabecilla de la red, de nacionalidad india, quien dirigía estas actividades a través de unas oficinas situadas en Barcelona. También se identificó a otro miembro del grupo, de nacionalidad española, que se encargaba de la distribución de los artículos y de contactar con los futuros compradores. Esta persona, además, tenía como cometido supervisar la mercancía y su posterior almacenaje en empresas de transporte y otras naves propias.

Empresas tapadera

El grupo utilizaba varias empresas como tapadera, todas ellas con domicilio social falso. Para distribuir las falsificaciones por todo el país empleaban agencias de transporte y de mensajería de diferentes puntos de Cataluña.

Los miembros de la banda distribuían los objetos a gran escala y que tenían numerosos clientes con los que contactaban telefónicamente. En las últimas semanas las importaciones eran semanales. Sólo en los meses de febrero y mayo, llegaron a introducir 15 contenedores cada mes. Con alguno de los contenedores podrían haber obtenido un beneficio cercano al millón de euros. La red disponía de gran cantidad de género preparado en China pero en los últimos meses habían tenido algunos problemas con los envíos debido al aumento de controles aduaneros en el país asiático.

Los agentes han verificado que, tras llegar a puerto, los contenedores se cargaban en camiones para su distribución a diferentes empresas de transporte o mensajería y a almacenes, situadas principalmente en Cataluña. Los investigadores han localizado dos naves, en las localidades barcelonesas de Malgrat del Mar y Santa Perpetua de la Moguda, donde habían descargado tres camiones en las dos últimas semanas.

Al margen de las detenciones, durante los registros de las empresas y los almacenes donde guardaban las falsificaciones se han intervenido gran cantidad de efectos que aún no han podido ser cuantificados con exactitud. En Barcelona se ha incautado el contenido aproximado de tres contenedores y otros cuatro han sido localizados en la empresa de transportes de Valencia. Cada uno de ellos contiene aproximadamente 70.000 artículos falsos de importantes marcas, por lo que la cifra total de efectos intervenidos alcanza supera el medio millón.

Las investigaciones continúan abiertas para identificar el entramado de empresas utilizadas como tapadera por la red, y no se descarta localizar más contenedores en algún otro puerto español.