Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La población de águilas imperiales se duplica en Andalucía en ocho años

La comunidad alberga el 25% de los ejemplares de esta especie en peligro de extinción.- El programa de recuperación supone un coste anual de 700.000 euros

La población de águila imperial ibérica se ha duplicado en Andalucía en los últimos ocho años. Ha pasado de las 26 parejas en 2001 a 55 censadas este año, con lo que esta comunidad autónoma mantiene el 25% de los ejemplares de esta especie, que se encuentra en peligro crítico de extinción.

El responsable del programa de la Junta de Andalucía para la conservación del águila imperial ibérica (Aquila adalberti), Agustín Madero, ha destacado que la recuperación de esta rapaz se ha debido, en parte, a las medidas que ha adoptado la administración andaluza en los últimos años. Entre otras, ha destacado las actuaciones contra el veneno y la electrocución en tendidos eléctricos, la gestión de hábitats, la aportación de alimentación suplementaria o el rescate de huevos y pollos en peligro de muerte.

70.000 euros para su recuperación

Con todo, las intensas y prolongadas lluvias del pasado mayo han impedido que las 55 parejas censadas lograsen también una marca histórica de productividad. Tan sólo han sobrevivido unos 50 pollos, dado que las precipitaciones y tormentas han coincidido con el proceso de incubación, eclosión y primeros días de vida, los momentos más críticos para la supervivencia de esta especie. Y ha destacado el avance logrado este año por la población de esta especie de Doñana -cuya supervivencia es una de las más comprometidas de la Península- al asentarse una nueva pareja, con lo que ya son once la que sobreviven en este espacio protegido.

Una de las últimas actuaciones desarrolladas en este programa, que supone un coste anual de 700.000 euros, ha sido en la Sierra Norte de Sevilla. Allí residen una decena de parejas de águila imperial que sufren una de las mayores tasas de mortalidad por causas naturales pero también por el uso ilegal de cebos envenenados y por disparos de furtivos. Para controlar mejor la evolución de estos ejemplares, técnicos de la Junta de Andalucía y del CSIC han marcado con un radiotransmisor los dos pollos -ambos hembras- de un nido ubicado en la copa de un pino de casi veinte metros. Estos radiotransmisores aportarán datos para conocer el comportmiento de estos ejemplares y para facilitar su control y seguimiento. Los dos pollos, además, fueron sometidos a una completa analítica para conocer mejor este especie que, junto al lince, está considerada como la joya de la fauna ibérica.