Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro de cada diez alumnos madrileños suspenden la prueba de Sexto de Primaria

El número de suspensos crece: el año pasado fueron tres de cada diez.- Educación se justifica diciendo que ha sido más difícil y que el porcentaje de inmigrantes en un 20,58% más.- Los "puntos negros" son las faltas y las fracciones y decimales

Cuatro de cada diez alumnos de Sexto de Primaria, un 37,1%, ha suspendido la prueba de nivel (Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables) realizada por cuarto año consecutivo en los colegios de la región. Los suspensos aumentan respecto al año pasado, cuando catearon tres de cada diez. Según ha indicado al presentar los resultados la consejera de Educación, Lucía Figar, los "puntos negros" de la prueba han sido el dictado, donde los niños han tenido problemas con las faltas de ortografía, y los ejercicios de matemáticas, donde los estudiantes han encontrado dificultades con las fracciones y los decimales.

La prueba, celebrada el 8 de mayo -es obligatoria pero no puntúa en el currículo del alumno-, la realizaron 53.073 alumnos de 1.208 colegios de la región. Para calcular los resultados no se han sumado los de los alumnos de compensatoria o integración, por lo que son 41.897. La puntuación máxima ha sido de 40 puntos y un total de 19 centros han obtenido más de 30. De estos, 11 son públicos, tres son concertados y cinco son privados. La media de los alumnos en las dos materias ha sido de un suficiente (5,6). Por separado, en Lengua la nota media ha sido de un 6,08 y en Matemáticas, de un 5,21. En Lengua, un 32,09% de los alumnos sacó un insuficiente frente a un 21,1% que alcanzó un sobresaliente (el 43,1% ha sacado más de un notable).

En Matemáticas, los resultados han sido peores: un 41,2% de los alumnos no ha llegado al 4,5 de nota. No obstante, el 29,1% alcanzó o superó el notable (más de un siete). Dentro de la prueba de Lengua, los ejercicios de Lectura y Cultura general son los que registran, como en las evaluaciones de otros años, la nota media más alta, con un 7,93 y un 7,73. Destacan los resultados de la prueba de la lectura, superada por un 88,4% y cuya nota media sigue aumentando, pese a que el grado de dificultad también se ha incrementado. Así, en Cultura general, preguntas cómo "qué excusa utilizó Napoleón para introducir sus soldados en España" fue respondida bien por más de un 90% de los alumnos, al igual que la referente a quién gobernaba Francia en 1808.

Culpan al aumento de inmigrantes

La consejera madrileña ha explicado que los "puntos negros" este año siguen siendo el dictado y los cálculos matemáticos de fracciones y decimales. El 53,9% no superó el dictado, donde la nota media ha sido de un 4,33, "la más baja de toda la prueba". En el caso de la resolución de problemas, Figar ha indicado que "no se consigue llegar al aprobado tampoco". La media se ha situado en el 4,86, y el 47,8% de los alumnos suspendió este apartado. Con los problemas de operaciones aritméticas, un 66,03% de los alumnos ha aprobado, aunque este resultado es más bajo que el de años anteriores. La media de cálculo, además, ha sido de un 5,56, y el porcentaje de aprobados en lo relacionado con el sistema métrico decimal también ha sido "alto".

Ante esta situación, la Consejería lanzará el próximo curso un plan de choque que incluye la obligación de un dictado diario en Quinto y Sexto, "brevísimos, de dos o tres minutos" al inicio de las clases. Otra de las opciones es seguir fomentando el Plan de Lectura a través de un carné, con el que los profesores, además de animar a los alumnos a leer, puedan realizar un seguimiento, "y corregir los resultados, con los resúmenes sobre el libro y su ficha", ha dicho la viceconsejera, Alicia Delibes. En el caso de las Matemáticas, la Consejería "colgará" para el curso que viene en su web recursos de apoyo para los centros y las familias. Como causa de los peores resultados, tanto Figar como Delibes han coincidido en señalar que este año la prueba ha sido "un poco más difícil".

Otro de los motivos es que "el porcentaje de inmigrantes ha sido mayor" (cerca de un 20,58% más), lo que ha podido provocar que en pruebas como en las del dictado se note "porque aún no tengan un control muy bueno de la ortografía en castellano", según Figar. Así, la viceconsejera ha insistido en la necesidad de que los niños "no sólo lean, alrededor de media hora al día", sino que también "es importante escribir" y que los profesores les corrijan. En esta línea, Delibes ha señalado que hay ocasiones en la que los docentes no corrigen lo suficiente por miedo a desmotivar a sus alumnos. Hay que hacer todo lo contrario. Las puntuaciones de cada alumno, la media del centro y la de la región se enviaron ayer a todos los directores. Del mismo modo, las familias recibirán esta información a través de los propios colegios.

Preguntas "anclaje"

En las cuatro pruebas que se han hecho hasta ahora ha habido preguntas "anclaje" para determinar si los alumnos mejoraban. Así, todos los años se les ha preguntado sobre capitales europeas y este año el 71,1% ha contestado bien a "capitales de Portugal, Alemania e Italia" frente a un 42,5% que lo hizo el curso pasado. Figar ha defendido la realización de unas pruebas que no gustan a todos ya que se pueden conocer las carencias de los alumnos y mejorar los contenidos de cara a próximos cursos.

Así, se seguirán haciendo estas "pruebas externas", que según ha recordado, el Informe PISA de 2006 reconoce como positivas para mejorar en el rendimiento y calidad. En otros países europeos y en EE UU se lleva tiempo realizando con "magníficos resultados". En Francia, por ejemplo, se realiza la prueba al finalizar Primaria y Secundaria. En este punto, las responsables de Educación admiten que el nivel del examen en el país vecino es "ligeramente más difícil" que el realizado en la Comunidad de Madrid. En Reino Unido se lleva a cabo a final de Primaria, a los 14 y a los 16 años, y en Italia, por ejemplo, en el seda media, con 14 años también. En España sólo los está realizando Madrid y eeste año se han sumado los estudiantes de 3º de ESO, cuyo primer examen se realizó a finales de mayo.

Más información