Detenidas 51 personas en Valencia por estafar con falsos premios de lotería

Están acusados de defraudar al menos 2,1 millones de euros a extranjeros con el fraude conocido como las 'cartas nigerianas'

La Policía Nacional ha detenido a 51 personas, la mayoría de nacionalidad nigeriana, en la provincia de Valencia. Los detenidos están acusados de estafar a ciudadanos extranjeros a través del fraude conocido como las cartas nigerianas, por el que hacían creer a sus víctimas que habían sido premiadas en un sorteo de la lotería española.

Según han informado fuentes de la Policía Nacional, se han interpuesto hasta 112 denuncias de ciudadanos de Estados Unidos y varios países europeos, a los que han defraudado al menos 2,1 millones de euros. Se estima que esta cantidad solo representa el 10% del total, que podría ascender incluso a 40 millones de euros.

En la investigación se han registrado 21 domicilios de la provincia de Valencia (15 en la capital, 3 en Xirivella, 2 en Paterna y 1 en Picanya), así como 8 locutorios. En los registros se han incautado 24 ordenadores portátiles, 305 teléfonos móviles, 80 tarjetas telefónicas, más de 1.300 documentos falsos y más de 15.000 sobres con cartas falsas, de las que 8.000 estaban preparadas para ser enviadas.

Más información
Desarticuladas cinco bandas que se dedicaban a estafar a través de las 'Cartas Nigerianas'

La Policía Nacional también ha encontrado 40.000 euros, 500 billetes de 500 euros falsos y resguardos de la recepción de dinero procedente del extranjero.

Las cartas nigerianas

La estafa consistía en el envío de cartas personalizadas en las que se informaba al destinatario de que había sido elegido para participar en un sorteo para promocionar la lotería española en el extranjero. Posteriormente se le decía que había sido agraciado con un premio de entre 600.000 y 3 millones de euros.

La víctima recibía entonces toda clase de documentos, supuestamente emitidos por organismos públicos españoles, entidades bancarias y compañías de seguros, todos ellos con formatos, sellos, membretes y logotipos falsos.

El siguiente paso consistía en pedir a la víctima que les facilitara una serie de infromaciones para cobrar el premio, incluyendo los datos bancarios, y se les requerían varias cantidades de dinero en concepto de impuestos, gastos de custodia o gestión. Las personas llegaban a entregar a los detenidos entre 900 y 90.000 euros, pero nunca recibían el supuesto premio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS