Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Concentración silenciosa por los obreros fallecidos

Fidalgo lamenta la "raquítica" inspección de trabajo en la construcción

Los centros de trabajo de toda la Comunitat Valenciana se han sumado este mediodía al paro de cinco minutos convocado por UGT y CC OO para exigir mayor seguridad laboral, tras la muerte de cuatro trabajadores en las obras del nuevo estadio del Valencia CF. Ford-Almussafes, RENFE, Vossloh, Telefónica, RTVV y Martínez Loriente, se encontraban entre los participantes.

El secretario general de CCOO, José María Fidalgo, ha participado en la concentración celebrada en la sede del sindicato en Valencia. El dirigente sindical ha asegurado que no basta con lamentar estas muertes y ha destacado la "raquítica" inspección de trabajo en la construcción. El representante de CC OO ha insistido en que es necesario exigir soluciones, no sólo para el accidente del nuevo Mestalla, porque, ha recordado, "casi todos los días muere alguien en su puesto de trabajo".

Al margen de la reivindicación, los diputados y trabajadores de las Corts Valencianes se concentrado a la misma hora en la puerta principal de la Cámara autonómica para guardar cinco minutos de silencio en memoria de los fallecidos. Un grupo de escolares Primaria, que iban a visitar las dependencias de las Corts, y otro de estudiantes de Filosofía, de protesta a las puertas de la Cámara, se han sumado a la convocatoria. El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ha trasladado la solidaridad del Gobierno valenciano a las familias de los fallecidos y a los trabajadores de la construcción, "un sector que normalmente es el que más sufre el azote de la siniestralidad laboral", ha dicho.

Los dos sindicatos mayoritarios han convocado para el próximo 3 de junio una nueva concentración de dos horas ante la entrada principal de las obras del nuevo Mestalla para mostrar la repulsa por el accidente y la solidaridad con las familias de las cuatro víctimas.

Repatriación

Los restos mortales de Luis Medardo Sinchiguano Toapanta, de 38 años, casado y con dos hijos de 9 y 11 años, llegarán el próximo sábado a Quito, un día después que sus familiares residentes en España.

Respecto al cadáver de Nelson Rocha García, de 44 años, casado y con dos hijos y que residía en la localidad valenciana de Catarroja, la autorización para su repatriación a Bolivia también se ha concedido esta mañana. Las empresas constructoras se harán cargo de los gastos de repatriación, los gastos funerarios y los costes de los acompañantes.