Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: "Prefiero un partido unido con 12 millones de votantes que uno fracturado con 2.000"

El líder del PP se reafirma en su candidatura y reivindica un partido "indpendiente" en el que las dcisiones "las tomen los militantes"

"Un partido independiente". Pivotando alrededor de esta idea, Mariano Rajoy ha reiterado esta tarde en Almería la necesidad de un partido cuyas decisiones sean adoptadas "por los militantes" y "nunca desde el exterior", lo que podría, según el líder del PP, hacer que su formación continuase perdiendo crédito.

Ante varios centenares de personas, Rajoy ha expresado su confianza en que el PP salga reforzado después de la celebración del Congreso de Valencia, que elegirá al presidente del partido. "Este es un momento de responsabilidad", ha matizado, "no hay en España una organización tan potente como ésta". El líder del PP, que ha insistido en calificar varias veces al partido como "una formación de centro reformista, que no está anclada en el pasado y afronta los cambios" para "adaptarse".

Volviendo al eje principal de su discurso, el presidente del Partido Popular ha insistido en reivindicar la "independencia del partido frente a quien sea, un partido que defiende la libertad y la igualdad". En clara alusión a las anuncios de abandono de María San Gil y Ortega Lara, dos refwerentes del PP en la lucha contra el terrorismo, Rajoy ha explicado que prefiere un partido "unido con 12 millones de votantes antes que uno roto con 2.000". A continuación, Rajoy ha dado por zanjado el tema con un simple "somos (el PP) un partido de personas sensatas".

Acompañado en el acto público por el secretario de Exteriores del PP, Jorge Moragas, así como por Javier Arenas y Antonio Sanz, presidente y secretario del PP andaluz, respectivamente, ha subrayado que se empleará para que el PP sea un partido "unido, que integre" a todas aquellas personas "que quieran trabajar dentro de nuestros postulados y principios". "Nos han votado más de diez millones de españoles a los que unen principios, pero que tienen a veces formas distintas de ver las cosas", ha apuntado, para agregar que quiere "un partido que pueda tener 12 ó 13 millones de votos, no un partido de dos millones de votos", puesto que "hay que trabajar para mejorar".

Integrar "formas distintas de ver las cosas"

La lluvia de críticas al todavía presidente del PP se ha transformado esta mañana en Madrid en una lluvia real que ha aplacado las dos manifestaciones convocadas para este mediodía en la calle Génova de Madrid y que se han diluido en un centenar de personas críticas con el líder del principal partido de la oposición y el regidor de la capital.

"Si alguien quiere presentarse que dé un paso adelante y lo diga". Con el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón a su izquierda, seguido de la número tres del partido, Soraya Sáenz de Santamaría, el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, se ha reafirmado contundente en su candidatura al congreso, y ha reiterado su respeto a cualquier candidatura alternativa, aunque ha aclarado que intentará vencerla. En medio de la lluvia de voces críticas a la gestión de la crisis y tras la renuncia de dos símbolos para el PP como María San Gil y Ortega Lara, Rajoy ha querido dejar claro que integrará en el partido a "formas distintas de ver las cosas", informa Óscar Gutiérrez.

En el interior de la sede nacional del partido, Rajoy, acompañado de alcaldes del Partido Popular, ha repasado los motivos que le han llevado a mantener su candidatura para seguir liderando el PP. A saber, porque muchos compañeros le pidieron tras el 9-M y antes del primer Comité Ejecutivo que presentase su equipo para el Congreso; porque a pesar de la derrota, son los mejores resultados electorales tras la mayoría absoluta de 2000; y porque está "convencido" de que se puede ganar en 2012.

"Si el Gobierno rectifica..."

Hasta ahí los principios. Otra cosa, ha insistido Rajoy durante su intervención, es que "el mundo cambia" y cambian las "circunstancias". "Si el Gobierno rectifica -ha ejemplificado el líder del PP-, no vuelve a negociar con ETA, es contundente en la lucha contra el terrorismo y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado demuestran su eficacia, es absurdo que no apoye al Gobierno". Precisamente la posición que está trazando el equipo de Rajoy con respecto al nacionalismo vasco y la lucha contra ETA ha sido uno de los motivos de la marcha de la presidenta del PP en el País Vasco, María San Gil.

En este sentido, el presidente del PP, que ha reconocido "momentos difíciles y dolorosos", ha afirmado que va a luchar por un "partido unido e integrado", precisamente una de las peticiones que lanzó el ex presidente José María Aznar en su última alusión a la crisis del partido, pero que en esta integración incorporará "formas distintas de pensar". "No podemos -ha manifestado Rajoy- estar sin modificar cosas cuando hay gente que quiere modificarlas. Lo importante es hacer una lista de lo que quiere el PP".

De la Vega: "Que terminen pronto y bien"

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, preguntada tras el Consejo de Ministros por la crisis del PP, ha afirmado que respeta "todos los procedimientos internos" del partido de la oposición, y ha deseado que se resuelva "pronto y bien" por el bien de "la democracia y los ciudadanos". De la Vega ha apostado por una "oposición fuerte y unida", aunque ha reconocido que sea m ás dura con el Ejecutivo socialista. La vicepresidenta ha reiterado que la posición del Gobierno es "la unión de todos los demócratas" para luchar contra el terrorismo. Preguntada por la fecha de la próxima reunión entre su presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, ha repetido que es una cuestión de "agendas", que no hay día aún para la cita y que no tiene que ver con la crisis popular

Más información