Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis en el Partido Popular

Costa contó a Rajoy que le están animando para que se presente

El ex ministro, el diputado de mayor peso político, no ha decidido nada

Una pregunta se repite una y otra vez en los corrillos del PP estos días: si la mayoría del partido ve tan claro que es muy difícil que Mariano Rajoy llegue a 2012 y decenas de dirigentes, tanto moderados como del sector duro, critican su gestión de la crisis, ¿por qué nadie presenta una candidatura alternativa?

En los últimos días, todas las preguntas conducen a un nombre: Juan Costa, el ex ministro de Ciencia, hombre de la absoluta confianza de Rodrigo Rato y muy bien valorado sobre todo entre los dirigentes moderados del PP por la buena gestión que realizó del programa electoral, el encargo que recibió de Rajoy.

Ante la publicación de que varios diputados le estaban animando, Costa decidió que tenía que hablar con el líder. Ambos mantuvieron una reunión el miércoles en el Congreso, que fuentes de la dirección califican de cordial. Costa le informó tanto de las peticiones que recibe, especialmente de diputados, como de que aún no ha tomado una decisión definitiva.

Varios diputados consultados insisten en que Costa, joven y con proyección, es el parlamentario con más peso político en este momento después de Rajoy, quien lo recuperó de la empresa privada para convertirlo en hombre clave de su equipo e incorporarlo directamente a maitines, la cúpula. Ahora, la distancia entre ambos es evidente y hasta la conversación del miércoles apenas habían hablado.

El ex ministro, consultado ayer telefónicamente, se negó a comentar ningún extremo de la reunión. "No me parece sensato hablar sobre conversaciones privadas entre dirigentes políticos", concluyó.

Fuentes de la dirección señalan que, si Costa se decide, Rajoy podría facilitar su candidatura bajando el número de avales necesario o prestándole algunos de los que el aparato ha recogido para evitar que le acusen de limitar la democracia interna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de mayo de 2008