Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"¿Cómo puede el terrorista mirar a los ojos a sus hijos, feliz y contento?"

Leoncio Sainz, guardia civil que sobrevivió a un atentado, se emociona al recordar los niños de la casa cuartel de Leguizano en la primera intervención de un agente en un acto de homenaje a las víctimas

El guardia civil Leoncio Sáinz, que fue gravemente herido en un atentado de ETA en 1984 en Galdakao, ha asegurado este domingo en su intervención en el acto de homenaje a las víctimas en San Sebastián que los compañeros del cuerpo al que pertenece dan "lo mejor que tenemos, nuestra propia sangre, por España, por el País Vasco y por la libertad". Además, ha indicado que el homenaje celebrado en el Parlamento vasco por el último guardia civil asesinado por ETA, Juan Manuel Piñuel, debe ser "un ejemplo para el futuro". "¿Cómo puede mirar el terrorista a los ojos de sus hijos, feliz y contento de haber hundido la vida de esos niños, de hacerles llorar, de haber llevado el miedo a su mirada?", se ha preguntado el agente.

En este acto también ha intervenido el padre del Mosso d'Esquadra Santos Santamaría, asesinado por ETA en 2001 en Roses (Girona). Ha pedido a los políticos, a la sociedad y a las instituciones "unidad" para luchar contra contra la "pandilla de asesinos" que es ETA, como la que se pudo ver en el funeral por el agente de la Guardia Civil asesinado en el atentado contra la casa cuartel de Legutiano (Alava).

"Nos han invitado, nos han convocado y estamos aquí, aunque hay ausencias" ha asegurado en referencia a la ausencia del PP y la AVT. "Aquí estamos reunidos víctimas de un sinfín de atentados, familiares e instituciones, y el deseo de todos los que estamos aquí es que esta sinrazón, esta estupidez, se acabe de una vez", ha añadido.

Por su parte, la directora de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo, Maixabel Lasa, ha advertido en contra de "convertir al lobby terrorista en notario de la situación" en el II Acto Institucional en Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo que ha tenido lugar esta mañana en el teatro Kursaal de San Sebastián. La viuda del ex gobernador civil de Guipúzcoa asesinado por ETA, Juan María Jáuregui, ha sido la encargada de leer el discurso oficial del Gobierno vasco. Sin embargo, y aunque no estaba previsto, el lehendakari Juan José Ibarretxe, ha querido intervenir con unas palabras de solidaridad con las víctimas del terrorismo.

Presencias y ausencias

Ibarretxe ha presidido el segundo acto que se celebra de este tipo en el País Vasco, después de que el año pasado tuviera lugar otro en Bilbao. En el acto no han estado presentes ni la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ni el PP.

El acto ha comenzado al mediodía, tras un encuentro entre el lehendakari con las víctimas que asisten al encuentro, entre ellas Pilar Manjón, madre de uno de los fallecidos en el atentado del 11-M en Madrid.

El lehendekariha explicado en una breve intervención que los asistentes han participado en el acto para "luchar contra el olvido", porque "la convivencia no es amnesia sobre el pasado, sino lectura crítica del mismo".

Además de las autoridades del Gobierno y Parlamento vasco han estado Pedro Miguel Etxenike, científico y ex consejero del Gobierno vasco en representación de la sociedad civil, Michael Gallagher, portavoz del grupo de apoyo a las víctimas del atentado de Omagh, en Irlanda del Norte y cuatro víctimas del terrorismo.

A la convocatoria también han asistido víctimas de atentedoas cometidos en el País Vasco por el Batallón Vasco Español, grupos anti ETA, la triple A o del Gal.

El portavoz adjunto del Partido Popular en el Congreso y ex alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, ha explicado en una entrevista de la Cadena SERque su partido no va a acudir al acto de homenaje porque considera que la actitud del PNV es hipócrita. Por su parte, el portavoz del PP en el Parlamento vasco, Leopoldo Barreda, ha acusado a Ibarretxe de dar "una de cal y otra de arena" a las víctimas del terrorismo, al rendirles homenaje mientras apoya en la Cámara una moción que acusa al Estado de torturas a presos etarras.