Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El SAS pagará 1.200 euros a una niña por dejarle una gasa en la garganta al operarla

El Servicio Andaluz de Salud indignó a los padres al ofrecerles 127 euros en compensación por lo ocurrido

El Juzgado de lo Contencioso número 1 de Sevilla ha condenado al Servicio Andaluz de Salud (SAS) a indemnizar con 1.200 euros, más intereses legales, a la familia de niña de cuatro años a la que dejaron una gasa olvidada en la región rinofaríngea al ser operada de vegetaciones en el Hospital Infanta Margarita de Cabra (Córdoba). Sus padres se dieron cuenta de lo que ocurría por "el olor fétido que salía de la boca de la niña". El SAS admitió su error y les ofreció 127 euros en compensación por lo ocurrido, una cantidad que indignó a los padres, que denunciaron el caso. Y lo ganaron.

Según ha informado hoy en una nota la asociación El Defensor del Paciente, la paciente, que por aquel entonces tenía cuatro años, fue sometida el 5 de mayo de 2006 a una adenoidectomía (operación de vegetaciones) "sin incidencias". Fue dada de alta al día siguiente y se fue a casa.

No tiene secuelas

Pero el día 9 del mismo mes, la madre decidió llevarla a urgencias del mismo hospital "ante el olor fétido que salía de la boca de la niña". La menor presentaba otros síntomas preocupantes, como falta de apetito, malestar al dormir y "constantes dolores de oído y garganta". Allí, tras ser vista por el médico de guardia, se le citó para el día siguiente. Ya el día 10 la exploración del otorrinolaringólogo determinó la existencia de esta gasa, que la extrajo por "vía bucal de región rinofaríngea".

Además, a la menor se le solicitó una consulta de asistencia especialzada de Salud Mental, en la que se le diagnosticó "síndrome de adaptación". Por todo ello, la sentencia concluye que "el resultado dañoso es obvio", ya que la pequeña "tuvo que ser explorada tras la intervención quirúrgica para extraer la gasa que quedó olvidada dentro de la zona rinolaríngea". Así, determina que este resultado es "consecuencia de la actividad de la administración que es autora de la intervención quirúrgica".

En la actualidad, aclara el Defensor del Paciente, la niña se encuentra en "perfecto estado y sin ningún tipo de secuela", si bien reprocha la pretensión del SAS "de ofrecer 127 euros en compensación por lo ocurrido", lo que motivó la indignación de los padres, "que decidieron iniciar un proceso en el que el dinero de la indemnización era lo de menos". El letrado Segundo López Izquierdo, especialista en derecho sanitario y adscrito a los servicios jurídicos de El Defensor del Paciente en Córdoba, ha ejercido la defensa de esta paciente. Del lado, fuentes del SAS han aseguradoque la sentencia será acatada y que la familia será indemnizada conforme dicta la sentencia.