Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El agua de Tarragona atraca en Barcelona

En los próximos días llegarán más embarcaciones desde Marsellla como medida excepcional contra la sequía

El primer barco con agua procedente de Tarragona ha atracado sobre las 8.40 en el puerto de Barcelona. Este primer barco servirá para comprobar el correcto funcionamiento de la operativa: un embrollado protocolo que debe garantizar la calidad del agua para después verterla en la red barcelonesa. En unas 24 horas, el agua ya abastecerá los grifos del área metropolitana de la capital catalana.

Dentro de dos días, el 15 de mayo, llegará un segundo barco procedente de Marsella (Francia) con agua potable que ya se utilizará para el suministro. El tercero llegará el 19 de mayo con agua prepotable procedente de Marsella. Una vez ajustado todo el proceso, el puerto de Barcelona recibirá cada mes 63 buques cargados de agua que aportarán 1,66 hectómetros cúbicos de agua al mes. La cifra representa el 6% del consumo mensual de los 5,5 millones de personas que beben del sistema Ter-Llobregat.

La aportación de agua mediante barcos se mantendrá hasta que la Generalitat estime conveniente y ascenderá a los 21 millones de euros al mes. El presupuesto inicial contemplaba 22 millones mensuales, pero se ha rebajado gracias a la bonificación en las tasas para la utilización de las instalaciones portuarias y para los servicios de señalización marítima.

Calidad del agua potable

Toda el agua que llegue al puerto de Barcelona pasará cuatro barreras de control de calidad: en la fuente de origen, dentro del barco, en el puerto de destino antes de ser descargada y, el último, una vez discurra por las tuberías de la red barcelonesa.

Los parámetros que garantizarán la calidad del agua se establecieron mediante un protocolo elaborado por Aguas de Barcelona (Agbar) y aprobado por el Departamento de Salud.

El agua prepotable, provinente del Canal de Provença, seguirá unos parámetros de control diferentes al resto de embarcaciones. Este agua, que se capta en le río Verdon, deberá superar tres barreras de control, con análisis en origen y durante el trayecto y comprobaciones definitivas, que realizará el laboratorio de Agbar.

Las obras del 'minitrasvase' empezarán en tres semanas

El director general de Aguas de Barcelona (Agbar), Leonard Carcolé, ha anunciado que las obras de prolongación del denominado minitrasvase del Ebro a Barcelona empezarán en un plazo de "entre dos y tres semanas", con el objetivo de que estén finalizadas el próximo mes de noviembre. Carcolé ha señalado que Agbar, que gestionará las obras, ya dispone del estudio del trazado por el que discurrirá la tubería de 62 kilómetros que conectará el agua procedente del Ebro con el sistema Ter-Llobregat, conducción que transcurrirá en su mayor parte de manera subterránea, en paralelo a la autopista AP-7.

Más información