Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión para cinco acusados de actos de violencia callejera en Vizcaya

La Audiencia los condena a cinco años de cárcel y absuelve a otros nueve, entre los que está el supuesto etarra Gorka Lupiañez.- Los hechos ocurrieron en las fiestas de Galdakao en 2000

La Audiencia Nacional ha condenado a cinco años de prisión a cinco jóvenes acusados de diversos actos de violencia callejera, cometidos durante las fiestas patronales de Galdakao (Vizcaya) de 2000, y ha absuelto a otros nueve, entre ellos al supuesto etarra Gorka Lupiañez, detenido en diciembre pasado.

En la sentencia, el tribunal considera probado que sobre la 1:30 horas del 16 de septiembre de ese año, un grupo de entre veinte y treinta individuos encapuchados y con guantes de latex llegaron a la calle principal de Galdakao y "utilizando material explosivo e incendiario (...) procedieron a causar daños con mazas y palos y a lanzar los artefactos contra los inmuebles" situados allí. Los ataques afectaron "a diversas entidades bancarias y a viviendas que se encontraban ocupadas por sus moradores, generando daños e incendios alterando el orden publico".

Entre las personas que formaban el grupo se encontraban Urtzi Paul Larrea, Jon Crespo Ortega, Ugaitz Pérez Sorrieta, Iker Lima Sagarna, que utilizaron material explosivo e incendiario que les había suministrado, entre otros, Andoni Beroiz Zubizarreta. La sala les ha condenado a todos ellos a cinco años de prisión por los delitos de daños y de desórdenes públicos y les ha declarado responsables civiles, por lo que deberán reparar los daños causados mediante el pago de indemnizaciones.

Además, el tribunal ha absuelto a otros nueve acusados: Xabier Arriluzea, Asier Arriola, Endika Lejarzegi, Kepa Saratxaga, Gontzal González, Ekaitz Bilbao, Martín Etxegarai, Aimar Hidalgo y el mencionado Gorka Lupiañez.

Lupiañez, que fue arrestado en diciembre de 2007 en Berriz (Vizcaya) cuando portaba una pistola, fue absuelto otras tres veces por la Audiencia Nacional entre junio de 2004 y junio de 2005. Su primera absolución se produjo en junio de 2004 tras enfrenarse a 13 años de cárcel por los delitos de colaboración con banda armada y depósito de explosivos, al no quedar probada su vinculación con una serie de objetos encontrados en una lonja de Elorrio (Vizcaya).

La segunda sentencia absolutoria para el presunto etarra se dictó el 27 de mayo de 2005 después de que la Fiscalía de la Audiencia Nacional le retirara la acusación de daños terroristas y estragos contra la vida por el lanzamiento de 45 cócteles molotov, el 1 de enero de 2000, contra el cuartel de la Guardia Civil de Galdakao . En junio de 2005, Lupiañez fue absuelto por tercera vez por la Audiencia Nacional cuando se le juzgaba por daños terrorstas y tenencia de explosivos a consecuencia de un ataque de kale borroka perpetrado en Durango el 20 de octubre de 2000.