Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maternidad asegurada a pesar del cáncer

Extraen y congelan tejido ovárico a dos niñas con linfoma de Hopkins para que puedan ser madres en el futuro

Dos niñas de 11 años, afectadas por un linfoma de Hopkins, han sido las primeras en España a las que se les ha extraído tejido ovárico que ha sido congelado con el objetivo de reimplantárselo cuando quieran ser madres a la edad adulta. Así lo ha asegurado a los periodistas la ginecóloga María Sánchez, responsable del programa de preservación de la fertilidad en pacientes oncológicos del Hospital Doctor Peset de Valencia, durante la primera jornada de Preservación de la Fertilidad, que se celebra hoy en la capital valenciana.

La congelación de tejido ovárico, la criopreservación de semen y la vitrificación de ovocitos son algunas de las opciones que hay en la actualidad para conservar la fertilidad, unas técnica pioneras que deben realizarse antes de que al paciente se le administren los fármacos quimioterápicos, que pueden ocasionar un fallo ovárico precoz o esterilidad a los pacientes oncológicos que los reciben. Sánchez ha señalado que las dos niñas, que residen en la misma localidad, fueron las que decidieron realizarse esta extracción de la corteza de la médula del tejido ovárico, que puede estar congelada un mínimo de 15 años, aunque el reimplante no se hará "ni antes de los 18 años ni antes de que deseen ser madres, ya que la duración del implante no es eterna, sino de cuatro o cinco años".

Además de estas dos niñas son alrededor de 200 las pacientes afectadas de cáncer a las que se les ha extraído la corteza de la médula del ovario para congelarla y poder reimplantásela dos o tres años después del tratamiento de quimioterapia para intentar una gestación. Hasta el momento el reimplante se ha realizado en cinco pacientes, tres afectadas por cáncer de mama y dos por linfomas hopkins, y en cuatro de ellas ya funcionan los ovarios, según ha explicado la ginecóloga del Hospital Doctor Peset, el único centro de España autorizado para la extracción, implante y criopreservación de tejido ovárico.

Evitar una menopausia precoz

Sánchez ha informado de que hoy está previsto crear en Valencia el grupo español de trasplante de tejido ovárico, cuya misión será perfeccionar y difundir esta técnica de preservación de la fertilidad entre la comunidad científica y médica y coordinar la los distintos profesionales interesados en esta opción terapéutia. Una de las mujeres que ha sido sometida a esta técnica es Olga, de 37 años, quien ha explicado a los periodistas que hace tres le diagnosticaron un cáncer de mama y quiso preservar la fertilidad y evitar una posible menopausia precoz.

Una semana antes de comenzar el tratamiento de quimioterapia se realizó la intervención, por laparoscopia y anestesia epidural, en la cual le extrajeron media corteza de la médula de tejido ovárico. "Ahora, "res años después y con una situación más o menos estable, quiero reimplantármela e intentar una gestación de manera natural", ha indicado. Por su parte, la jefa del Servicio de Hematología y Oncología Médica del Hospital Clínico de Valencia, Ana Lluch, ha señalado que entre el 25 y el 30% de los casos de cáncer de mama se diagnostican antes de los 50 años, y entre un 18 y el 20% antes de los 40. Según Lluch, a estas edades el diagnóstico iene "connotaciones muy importantes" ya que se tratan de mujeres jóvenes que se tienen que separar de su vida laboral y familiar y cuyo tratamiento puede producirle una falta de fertilidad posterior".

"Que haya medios para hacer una preservación de la fertilidad y que tras el tratamiento pueda tener la posibilidad de un embarazo es una forma de darle ánimos para superar la enfermedad", ha señalado Lluch, quien ha indicado que a cada enfermedad habrá que aplicar un tratamiento adecuado. El jefe de Servicio de Oncología Médica del Instituto Valenciano de Oncología Vicente Guillem ha destacado que entre el 25 y el 30%de los niños que han tenido un cáncer pueden llegar a ser estériles, ya que el tratamiento contra el tumor afecta a las células, tanto del testículo en el caso de los varones como a las germinales ováricas en las niñas. En España se diagnostican cada año cerca de 1.500 casos de cáncer en menores de veinte años, aunque los avances en el diagnóstico y tratamiento permiten que en la actualidad cerca del 80% de los cánceres que se dan en la infancia puedan ser curados.