Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comunidad Valenciana y Murcia unen fuerzas contra el trasvase

Los presidentes de ambas regiones se reúnen para tratar movilizaciones conjuntas.- El PP pedirá que las Corts ratifiquen el 'informe Camps'

El alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, ha avanzado hoy que el presidente de Murcia, Ramón Luis Válcarcel, y de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, se reunirán el próximo jueves para tratar sobre futuras movilizaciones conjuntas para reivindicar un trasvase del Ebro a estas comunidades. Desde cataluña, ha echado leña al fuego el secretario de Organización del PSC, José Zaragoza, al afirmar que se está haciendo "mucha demagogia" por parte del PP y ha distinguido entre el agua para consumo humano que precisa por la sequía la ciudad condal y el agua que piden Valencia y Murcia para el ladrillo y la huerta.

Cámara ha instado Ministerio de Igualdad a que inicie su trabajo garantizando la igualdad de los españoles en materia de agua, para evitar que se produzcan discriminaciones en el abastecimiento por razón de residencia. Cámara se ha referido así a la posibilidad de que se apruebe un minitrasvase del Ebro a Barcelona, y señaló que los murcianos "aspiran" a tener "el mismo trato" que los barceloneses en esta materia, ya que la situación hídrica en la Región de Murcia es "dramática". "Estamos en situación de alerta por una extremada sequía" y "no sabemos si se podrá garantizar el suministro en fechas próximas", ha asegurado el alcalde de Murcia y presidente de la Federación de Municipios de la Región.

Ha añadido que la Región de Murcia reivindica el mismo derecho que Barcelona a que "llegue el agua excedentaria del Ebro por una tubería" a Murcia, a la Comunitat Valenciana y a Almería, y se ha mostrado de acuerdo con que se trasvase agua del Ebro a Barcelona, así como al resto de regiones deficitarias.

"Agitar banderas"

Desde el Gobierno, su delegado en la Comunidad Valenciana, Antoni Bernabé, ha pedido hoy al Consell que deje de "utilizar el agua como arma política, falseando la realidad intencionadamente", ya que no hay "peor humillación" para los valencianos que la de "boicotear las actuaciones" del Ejecutivo central. Bernabé ha contestado así al presidente Camps, quien ha anunciado que utilizará "cualquier tipo de iniciativa", incluidas las manifestaciones "a la escala que correspondan", para oponerse a la "humillación" que supondría para la región que el Gobierno trasvasara agua del Ebro a Barcelona.

Mientras tanto, el PP ha presentado hoy en las Cortes valencianas una proposición no de ley para reclamar al Gobierno de Jose Luis Rodríguez Zapatero que rectifique su política hídrica de los últimos cuatro años. El texto también propone ratificar el informe de Camps, sobre sequía y trasvases, que fue respaldado por el Comité de las Regiones (CdR) de la Unión Europea la semana pasada. La iniciativa, que ha sido presentada por el portavoz del grupo, Ricardo Costa, y el conseller de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, Jose Ramón García Antón, insta al Gobierno central a asumir las recomendaciones aprobadas por la Unión Europea y, en consecuencia, rectificar su política hídrica.

El documento también muestra su apoyo "al proyecto y a la solución del trasvase del Ebro a Barcelona para garantizar el abastecimiento de su área metropolitana", algo que, según García Antón, estaba previsto en el Plan Hidrológico Nacional (PHN) de 2001, pero se "encuentra suspendido". Además, exige al Gobierno de España que cumpla los principios constitucionales de solidaridad, igualdad y no discriminación, y "ponga en marcha de inmediato el proyecto del trasvase del Ebro a las cuencas del Júcar y del Segura para paliar el déficit de agua que padece la Comunitat Valenciana". El portavoz socialista en Las Cortes, Ángel Luna, ha acusado a Camps de "agitar nuevamente la bandera del agua" para enfrentar a los valencianos con el Gobierno central. Luna ha afirmado que el trasvase a Barcelona "no perjudica, agravia ni humilla a los valencianos", a quienes, en su opinión, lo único que les perjudica son "las trabas que del Consell a las desalinizadoras".