Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No seas tan CNN"

China difunde un vídeo en internet contra la visión que Occidente ofrece de lo sucedido en Tibet

"¿Por qué queréis convertir lo falso en verdad con todos vuestros esfuerzos? No seas tan CNN. Prefiero que sólo seáis tontos e ignorantes" es el estribillo del último éxito internetero en China, un producto concebido por la CCTV, la televisión estatal, que se puede escuchar en la web de la cadena pública. Con esta iniciativa, China parece haber descubierto repentinamente los beneficios de internet. Y es que, como dice el refrán: si no puedes con el enemigo, únete a él.

La desconocida cantante Mu Rong Yuan es la autora e intérprete de la canción Don't be too CNN (No seas tan CNN), cantada íntegramente en mandarín. La canción crítica abiertamente la visión que los medios de comunicación extranjeros ofrecen sobre la problemática del Tíbet.

"Aquel día vi una foto por internet sobre el incidente violento sucedido en Tíbet. Pero me di cuenta poco a poco de que se trata de un fraude", explica la cantante en el vídeo, mientras se suceden las imágenes de los sucesos de Lhasa.

En otra estrofa, la letra de la canción también acusa a la cadena norteamericana de ofrecer interesadamente una imagen sesgada ("No intentes convertir la mentira en verdad repitiéndola cien mil veces").

Esta nueva iniciativa se suma a la ola de acusaciones que ha realizado China a los medios de comunicación extranjeros por su cobertura informativa. El propio Gobierno de Pekín los acusó de llevar a cabo "un manual de malos ejemplos" en Tíbet.

El Diario del Pueblo, el periódico oficial del Partido Comunista de China (PCCh) los tildó de "ignorantes" y "ciegos a la realidad" a la hora de cubrir las revueltas tibetanas, mientras que muchos internautas han dejado mensajes de apoyo en la web del China Daily, único rotativo en inglés que se publica en el país.

Otros medios como la estadounidense FOX TV, la británica BBC o la alemana N-TV también han sido objeto de críticas. Asimismo, desde internet y el teléfono móvil se ha llamado al boicot comercial del grupo francés Carrefour, al que acusan de apoyar económicamente a grupos independentistas tibetanos.