Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi 1.000 inmigrantes murieron en 2007 en pateras rumbo a España

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía presenta un informe que, señalan, se basa en cifras oficiales

Según el informe que sobre la inmigración clandestina que cada año elabora la asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, en 2007 murieron 921 personas en su intento por llegar por mar a España. Ésta es la cifra oficial registrada por las autoridades españolas. Pero, según las estimaciones de los responsables del estudio, el número de fallecidos el año pasado ronda los 3.500 sólo en las costas andaluzas y canarias.

"Y no contabilizamos aquí, porque resulta imposible, a las víctimas que cayeron en la ruta que atraviesa el Sahel y se dirige hacia Argelia o Libia", advierte Brigitte Espuche, una de las autoras del informe. "Las organizaciones de la zona estiman que el tránsito terrestre se cobra al menos la mitad de las vidas de que se cobra el atlántico".

El informe de 2006 estimaba en 7.000 las personas que se habían dejado la vida intentando alcanzar las playas españolas. La reducción en alrededor de un 50% de la estimación de fallecidos para 2007 es sólo consecuencia de que el número de pateras y cayucos que consigue llegar a las costas también se ha reducido a la mitad. "La bajada es sólo proporcional al descenso de llegadas", afirman los responsables del informe. Pro derechos Humanos de Andalucía responsabiliza de estas muertes a "las políticas de control de fronteras, cada vez más represivas y crueles".

La asociación ha elaborado el informe Derechos Humanos en la Frontera Sur 2007 con los datos oficiales del Ministerio del Interior y la Guardia Civil y las cifras aportadas por organizaciones ubicadas en los países de origen o de tránsito.

"Aquí sólo se cuentan los cuerpos que llegan, pero nuestro informe del año pasado y el de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) advertía de que de cada tres cayucos que salen, se pierde uno", recuerda Espuche.

Pro Derechos Humanos, que ha presentado hoy el informe en Sevilla, critica los datos "triunfalistas" aportados por el Gobierno en las semanas previas a las elecciones. "La inmigración no está cada vez más ordenada, sino más clandestinizada", sostiene la responsable del estudio, quien advirtió asimismo del peligro de que se extienda el "discurso demagogo" que presenta a los inmigrantes como una lacra. "Este enfoque es el que ha legitimado al PP para situar el debate migratorio con una falta absoluta de escrúpulos en la campaña electoral", concluyen.