Historias de amor y secuestro

Una ex secuestrada filipina se casa con el policía que logró su liberación

Es lo contrario al síndrome de Estocolmo, la afección psicológica típica del secuestro. En vez de sentirse atraída por su secuestrador, la rehén filipina Rowena Jacky Tiu, retenida durante una semana por un grupo que pedía un rescate económico a cambio, se enamoró del policía que la liberó. Ahora, la pareja se ha casado en la popular basílica de Intramuros de Manila. Cientos de curiosos acudieron a la ceremonia (entre ellos, la presidenta filipina, Gloria Macapagal Arroyo), ávidos de presenciar el feliz desenlace de una historia real en la que el héroe salva a una damisela en apuros, según el diario The Philippine Star.

Rowena Jacky Tiu, de 36 años, era miembro de una adinerada familia de origen chino. Después del secuestro, se puso en contacto con el policía para agradecerle su labor en la operación que llevó a su liberación. Así comenzó, en septiembre de 2001, su historia de amor con Arturo Lomibao, de 58.

Lomibao fue nombrado director de la Policía Nacional de Filipinas por Arroyo en 2005, pero éste cesó en el cargo menos de un año después para dedicar más tiempo a su nueva novia, recordó durante el banquete su amigo Hermogenes Esperon, actual jefe de las Fuerzas Armadas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS