Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad sólo exigirá edad, renta y contrato de alquiler para las ayudas de emancipación

Aguirre sigue culpando de los retrasos al sistema informático del Ministerio de Vivienda

La Comunidad de Madrid abonará "inmediatamente" los 210 euros para alquiler de vivienda a los jóvenes que no sobrepasen la edad ni la renta estipulada y que adjunten el contrato de arrendamiento, al considerar que son los tres "requisitos esenciales" para que se les conceda esta ayuda.

Así lo ha indicado hoy la presidenta Esperanza Aguirre, en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, donde ha informado de que los jóvenes que soliciten la Renta de Emancipación y reúnan estos tres requisitos "esenciales" recibirán "inmediatamente" su ayuda porque "al menos, en la Comunidad les vamos a dar por buenos".

Según ha señalado Aguirre, el sistema informático que ha cedido a la Comunidad el Ministerio de la Vivienda para conceder a los jóvenes estas ayudas al alquiler no les "permite dar por correctas las peticiones en las que, a lo mejor, un número del catastro no es exacto", requisito que además, ha dicho, no le parece "esencial" para ser adjudicatario de la prestación.

Máxima eficiencia energética

En materia de vivienda, el Consejo de Gobierno semanal -celebrado con carácter especial en Manzanares El Real- ha acordado crear una ventanilla única a través del IVIMA para agilizar el depósito de las fianzas de los arrendatarios de cualquier casa y local comercial de la región. De este modo, se implica a las entidades bancarias y cajas en la recaudación de las citadas fianzas, simplificando un trámite que antes solo se podía realizar desde el IVIMA.

El vicepresidente primero y portavoz regional, Ignacio González, ha explicado que, fruto del acuerdo del Consejo de Gobierno, todas las viviendas que promueva el IVIMA incorporarán criterios de sostenibilidad en su edificación para lograr la máxima eficiencia energética. Además detalló que se pondrá especial énfasis en reducir el consumo energético (con ahorros superiores al 50%) y las emisiones de dióxido de carbono de forma proporcional, así como que se trabajará para mejorar las condiciones de confort y de habitabilidad de las viviendas, de modificar otros aspectos asociados con la edificación para favorecer el mantenimiento posterior.

Gracias a estos cambios, el 70% de la energía para agua caliente sanitaria provendrá de la energía solar térmica. Estos parámetros ya han comenzado a aplicarse en los proyectos de las 7.906 viviendas públicas que forman la primera fase del nuevo Plan de Dinamización del Mercado del Alquiler. Según González, esta nueva reestructuración del IVIMA tendrá como objetivo conseguir que la vivienda protegida regional "entre definitivamente en el siglo XXI igualándose a la vivienda libre en cuanto a calidades y estéticas".