Las nuevas salas del Prado, desalojadas por un "problema de climatización"

La pinacoteca decide cerrar la zona para evitar que las pinturas sufran daños

La ampliación del Museo del Prado ha sido desalojada a las 13.30 de hoy por un "problema del sistema de climatización" en una de las salas en las que se expone la muestra dedicada a los maestros de la pintura del siglo XIX, según han informado fuentes de Cultura. Las mismas fuentes aseguran que están procediendo a solventar el problema para reabrir este espacio al público lo antes posible. De hecho, a las seis de la tarde ya se han vuelto a abrir algunas salas. El resto del Museo permanece en pleno funcionamiento.

Más información
El suelo del nuevo Museo del Prado ya sufre deterioro

El museo explica que se ha detectado un fallo en uno de los ventiladores empleados para mantener la temperatura adecuada de los cuadros y ha decidido cerrar las salas, que estaban siendo visitadas por el público, "por seguridad".

Este fallo en el sistema de climatización, según las mismas fuentes, ha provocado que cayeran desde el techo de la sala "unas gotitas de agua" sobre los visitantes. Esta "condensación del agua" ha obligado a desalojar al público para evitar que las pinturas sufran daños, según las mismas fuentes.

Primero el suelo, ahora el ventilador

Desde la pinacoteca Nacional aseguran que este problema "no tiene mayor relevancia" y esperan que el Museo vuelva a abrir estas salas esta misma tarde o mañana. De hecho, pocos minutos después de las seis de la tarde, algunas de las salas de ampliación han comenzado a reabrirse al público. Las nuevas salas del Prado fueron inauguradas el pasado 30 de octubre por los Reyes, tras unas obras de ampliación del museo que duraron cinco años y costaron 152 millones de euros.

El Museo del Prado celebró la ampliación de sus instalaciones devolviendo a la luz pública su excepcional colección del siglo XIX tras un largo período de inaccesibilidad. Cuando apenas habían pasado dos meses de la ampliación, el Prado tuvo que restuir algunas baldosas que se habían deteriorado en los suelos de las salas de su ampliación, inauguradas el pasado 30 de octubre por los Reyes.

Fuentes del Museo explicaron en aquella ocasión que la aparición de "coqueras" (pequeños huecos en la masa de la piedra) era "previsible" al ser características de la piedra de Colmenar. En este sentido, explicaron que la elección de este tipo de piedra, utilizada en el suelo del vestíbulo, sala de las Musas y zonas de distribución de la ampliación es "totalmente coherente" porque se trata del mismo material que utilizó Juan de Villanueva en la construcción original del edificio.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS