Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy "quitaría el derecho" a los homosexuales a adoptar

El líder del PP afirma además que no habría "dinero público" para recuperar el pasado

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado que "quitaría" a los matrimonios homosexuales el derecho de adopción si gana las próximas elecciones, aunque no cambiaría la ley de "divorcio exprés" ni la del aborto.

En una entrevista que publica hoy el diario gratuito 20 Minutos en su versión digital, el líder del PP señala que si llega a la presidencia del Gobierno las primeras leyes serán un paquete de medidas económicas "para generar credibilidad y confianza en la economía" y una declaración institucional "diciendo que no se debería negociar con las organizaciones terroristas".

Respecto a la ley que permite el matrimonio entre homosexuales y que está recurrida por el PP ante el Tribunal Constitucional, Rajoy señala que esperará a que se pronuncie el Tribunal y añade que "lo que nunca voy a hacer es restringir ninguno de los derechos que establece la ley porque mi discrepancia es en el tema del matrimonio".

Al ser preguntado si respetaría el derecho de adopción que se reconoce a las parejas homosexuales, Rajoy responde que no está "de acuerdo" y que "lo cambiaría", "les quitaría el derecho".

Las palabras de Rajoy han generado el rechazo del colectivo homosexual. La Fedración Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) ha lamentado que el presidente del PP haya declarado "abiertamente que quitará derechos a nuestras familias y a nuestros hijos e hijas".

Cambiar la Ley del Tabaco

Otras de las leyes que analiza, son la del Tabaco, que "la dejaría como está", y la regulación de la interrupción del embarazo, que procurará "que se aplique". También se pronuncia sobre la ley de Memoria Histórica, de la que "eliminaría todos aquellos artículos que hablan de dar dinero público para recuperar el pasado".

Respecto a la educación, señala que introduciría algunas modificaciones, no en la ley, sino en los currículos, como potenciar "el inglés, la sociedad de la información, las nuevas tecnologías, más ciencias y más matemáticas", dotar de más autoridad al profesor y eliminar la asignatura Educación para la Ciudadanía.