Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey exige de nuevo y "cuanto antes" unidad contra ETA

"Necesitamos cuanto antes una cultura de unidad que haga efectivo el compromiso de todos los demócratas para acabar definitivamente con el terrorismo", reclama don Juan Carlos

Por cuarta Navidad consecutiva, el Rey ha incluido en su discurso de Nochebuena un mensaje, esta vez apremiante, a los partidos políticos para recuperar la política del consenso y la unidad frente a los grandes temas de Estado y, en especial, contra el terrorismo. "Necesitamos cuanto antes una cultura de unidad que haga efectivo el compromiso de todos los demócratas para acabar definitivamente con el terrorismo", comentó. Zanjaba así el Rey, y con las elecciones generales a tres semanas de ser convocadas, sus expresiones en demanda de consenso son más enfáticas y más contundentes, tras un año en el que la política contra ETA y el juicio del 11-M ha sido materia esencial de oposición en el Parlamento.

Pero no sólo el Rey constata la ausencia total de unidad en torno a la política antiterrorista. "Reclama" también consenso en "los grandes temas de Estado", en una legislatura agria en la que nada ha quedado al margen de la disputa política. La agresividad ha traspasado las fronteras legislativas hasta llegar a bloquear instituciones como el Tribunal Constitucional o el Consejo General del Poder Judicial.

Un mensaje de consenso que el Rey emitió consciente de que es reiterado y en el que dejó subrayado quiénes eran sus destinatarios: "Me parece de especial importancia reclamar de nuevo a nuestros partidos políticos mayores esfuerzos para alcanzar el necesario consenso en los grandes temas del Estado", precisó. En el terrorismo es dónde se refleja la preocupación más honda del monarca. El Rey recuerda cómo empezó el año y cómo ha terminado. Con el atentado de la Terminal 4 de Barajas y con el asesinato en Francia de dos guardias civiles. A todos recordó el Rey antes de clamar por la unidad. Ya lo había hecho el año pasado, seis días antes del atentado de Barajas. Don Juan Carlos, había pedido "la unidad de instituciones, partidos y ciudadanos" para alcanzar el "objetivo irrenunciable de acabar con el terrorismo".

El Rey habló siempre de terrorismo, no de ETA, para englobar probablemente el mazazo del atentado islamista del 11 de marzo de 2004. "Siempre he afirmado que es un objetivo urgente e imperativo para el Estado, un deseo de los ciudadanos, una obligación de todas las fuerzas democráticas, y un deber frente a las víctimas y sus familias, a quienes nos debemos y recordamos con el mayor afecto en estas fechas", dijo el Rey.

"Pongamos los medios para ello, contando con la abnegada y eficaz labor de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como con la firme acción de la Justicia, apoyando a nuestras instituciones en defensa del imperio de la Ley, del recurso a todas los instrumentos del Estado de Derecho y de la cooperación internacional", prosiguió don Juan Carlos.