Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT denuncia 13 casos de lipoatrofía entre trabajadoras del Gregorio Marañón

Es una deformación anormal en el tejido adiposo asociada a edificios inteligentes

El sindicato UGT ha denunciado hoy la detección en el Hospital Materno-Infantil del Gregorio Marañón de 13 casos de lipoatrofía semicircular, una deformación anormal en el tejido adiposo, en un plazo de dos meses entre el personal del centro, lo que ha generado además "alarma, inquietud, miedo, preocupación y estrés" entre las trabajadoras.

Este centro, inaugurado en marzo del 2003, es un edificio "inteligente" con diseño afuncional para un centro hospitalario de alta tecnología, acristalado herméticamente, que utiliza ventilación forzada con alto índice de ozono, existencia de campos electromagnéicos y, elevados índices de electricidad estática asociados a bajos índices de humedad, señala UGT.

La sección sindical de UGT en el Hospital Gregorio Marañón subraya que es importante tener en cuenta la repercusión que pueden tener los problemas del edificio en los pacientes, niños y madres. Por este motivo, UGT denuncia a la gerencia del Hospital del Gregorio Marañón por el "incumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales y solicita urgentemente una investigación de los hechos, su aclaración y depuración inmediata de las consiguientes responsabilidades, así como la aplicación de medidas correctoras para que casos similares no vuelvan a suceder".

La lipoatrofía semicircular es una enfermedad relacionada con los edificios inteligentes, cuyas causas exactos se desconocen. La localización más común de los síntomas de la lipoatrofia se sitúa en la zona de los muslos, pero de manera ocasional, puede aparecer en otras zonas de la pierna, brazos o abdomen. Se trata de una afección que carece de gravedad y resulta reversible cuando desaparecen los síntomas que la ocasionan. Sin embargo puede volver a aparecer al reincorporarse a su puesto de trabajo.

Estudios más recientes muestran como causa más probable las descargas electrostáticas que reciben los trabajadores durante su jornada laboral. El entorno laboral, el mobiliario con el que se trabaja, la concentración de aparatos tecnológicos, los materiales utilizados, los campos electromagnéticos, ... todos son elementos determinantes en la aparición de la lipoatrofia semicircular.