Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento reabrirá el sábado parte de una de las cercanías cortadas en Barcelona

Renfe no ha estudiado aún cómo evitar las posibles aglomeraciones que se produzcan el lunes en la línea reabierta

El secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, ha anunciado hoy que el próximo sábado se va a reabrir parte de una de las vías afectadas por las obras del AVE en Bellvitge (Barcelona), siempre y cuando el informe técnico confirme que se dan las condiciones de seguridad. Esto permitirá restablecer, eso sí, sólo una de las vías de la C-2 sur.

Se beneficiarán 45.000 personas

Este recorrido da servicio a unas 90.000 personas diarias de las que, según Fomento, la mitad, 45.000, se podrán beneficiar de la reapertura parcial de la C-2 sur. Tendrán en una vía el servicio de ida y vuelta, por lo que habrá menos trenes y se mantendrá el servicio de autobuses alternativo. Morlán ha reconocido que aún no se ha previsto cómo afrontar las posibles aglomeraciones en la línea y que Renfe lo está estudiando. Habrá que esperar al lunes, primer día laboral desde la reapertura de la línea, para comprobar si se producen aglomeraciones, cuando los usuarios opten, en principio, de forma mayoritaria por el tren para así llegar hasta la estación de Sants-Barcelona y descarten el servicio de autobuses, que les obliga a bajarse en Gavà y coger el autobús hasta la plaza de España.

Estas declaraciones se han producido después de la reunión semanal del Centro Coordinador de las Operaciones Ferroviarias en Barcelona (CECOF).

La otra vía de la zona de Bellvitge, en cuyo subsuelo se detectaron mayores zonas de inestabilidad, no recuperará la normalidad como mínimo hasta el 30 de noviembre, según las previsiones del Ministerio de Fomento, que mantendrá un servicio alternativo de autobuses hasta entonces para los usuarios de las líneas C-10 y C-7.