Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar llama por teléfono al Rey y Zapatero para agradecerles su apoyo

El Rey se enfrenta a Chávez tras insistir el presidente venezolano en descalificar al ex presidente español

El ex presidente del Gobierno José María Aznar habló anoche por teléfono con el Rey y con el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, para agradecerles el apoyo expresado en la Cumbre iberoamericana de Santiago de Chile ante las críticas e insultos del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que le tachó de "fascista" en numerosas ocasiones.

La conversación con Zapatero fue breve, de unos diez minutos, y se produjo después de que Zapatero depositara una ofrenda floral ante el memorial inaugurado la semana pasada para recordar a las víctimas de la dictadura militar argentina y antes de ser recibido por el presidente argentino, Néstor Kirchner, y su esposa, la senadora y presidenta electa Cristina Fernández en la residencia presidencial de Olivos.

En la misma, y según han confirmado por su parte fuentes gubernamenales, el presidente del Gobierno le respondió a Aznar en los siguientes términos: "He actuado de acuerdo a mis principios y al respeto que se merece cualquier persona que sea elegida democráticamente por los ciudadanos para la presidencia de nuestro país". Aznar, muy alejado idelológicamente de Zapatero y fuertemente enfrentado sobre otros temas con él, le dijo que "lo cortés no quita lo valiente".

Hoy, el presidente Zapatero ha agradecido, en una entrevista con una televisión argentina, la llamada de su antecesor, diciendo que este tipo de gestos "contribuyen a mejorar el clima político". En la entrevista, Zapatero ha ratificado que no acepta las palabras del presidente venezolano. No obstante, se ha mostrado confiado en que las relaciones entre España y Venezuela "no se verán afectadas".

El Rey y el jefe del Gobierno español se enfrentaron este sábado en la plenaria de la Cumbre iberoamericana con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, al que el monarca llegó a espetar "¿por qué no te callas?" por sus críticas al ex presidente José María Aznar. Fue en la recta final de la Cumbre cuando ocurrió ese incidente, que precedió a otro provocado por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quien con sus críticas a la empresa eléctrica española Unión Fenosa motivó que el Rey abandonara la reunión en señal de protesta por los ataques que se estaban vertiendo contra España.