Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mirador de la Cebada

El Ayuntamiento reformará esta plaza para levantar un nuevo mercado y un polideportivo

La reforma de la plaza de la Cebada, que incluye la construcción de un nuevo mercado y un polideportivo tres veces más grande que el actual, así como zonas verdes y un parking subterráneo, comenzará en septiembre, una vez que concluya la redacción del proyecto antes del mes de abril del año que viene, según ha anunciado esta mañana el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Galardón, en la rueda de prensa posterior a la junta de gobierno. En lo alto del edificio, a la altura de las cornisas, se instalará un mirador desde el cual se podrá contemplar el Madrid de los Austrias.

El Ayuntamiento ha aprobado aprobó hoy el contrato de redacción de este proyecto por un importe de poco más de un millón de euros, que llevará a cabo el estudio Rubio & Alvarez-Sala, ganador del concurso internacional de ideas que el pasado mes de enero convocó el Ayuntamiento. El equipo está integrado por Carlos Rubio Carvajal y Enrique Álvarez Sala, antiguos profesores de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid y autores de numerosos proyectos, como la Torre Sacyr-Vallehermoso junto al paseo de la Castellana, la sede de la embajada española en Rabat o la nueva sede social de la empresa Indra, en Alcobendas.

Su proyecto permitirá transformar la plaza de la Cebada, en el distrito Centro, en un ámbito con zonas verdes y espacios peatonales que contará con un mercado más funcional, un polideportivo y un aparcamento bajo este último edificio, que incrementará las plazas destinadas a los residentes de la zona. El nuevo mercado se levantará sobre el espacio ocupado actualmente por el polideportivo, en la esquina de la calle Toledo y la plaza de la Cebada. La superficie comercial prevista es de 10.700 metros cuadrados. La propuesta plantea un edificio dotado con una cubierta visitable a modo de mirador sobre el Madrid de los Austrias, situado a la altura de las cornisas de los edificios adyacentes. Las plantas baja, primera y segunda se destinarán a puestos de venta y la tercera a uso terciario asociado.

Sin instalaciones deportivas

Bajo rasante habrá cuatro plantas sótano, de las cuales, la primera albergará un cantón de limpiezas y el muelle de carga y descarga. Una de las características que el jurado tuvo en cuenta para elegir el proyecto ganador del concurso fue la de que su ejecución es compatible con la actividad comercial del mercado, de forma que éste no tendrá que cerrar durante las obras, dado que se construirá sobre el espacio ocupado actualmente por el polideportivo. Esta situación dejará a los vecinos sin instalaciones donde practicar deporte, aunque el Ayuntamiento intentará alcanzar acuerdo con los colegios e institutos del distrito para que permitan, en horario extraescolar, que sus pistas puedan ser usadas por los vecinos de la zona, según Gallardón.

El nuevo polidepotivo contará con 6.100 metros cuadrados, casi tres veces más que el actual. Tendrá dos niveles, con una pista multifuncional en el primero de ellos y las piscinas en la planta superior, y se situará en el lugar que ahora ocupa el mercado, junto a la calle y plaza del Humilladero. Además, la nueva ordenación prevé crear 3.700 metros cuadrados de superficie de espacios libres y zonas ajardinadas. Además, el proyecto contempla la peatonalización de la calle de la Cebada y que el edificio protegido del número 13 de la calle de la Cebada, ocupado actualmente por un cantón de limpieza, quede liberado al trasladar este servicio a una planta bajo rasante del nuevo edificio del mercado. De esta forma, el edificio liberado podrá destinarse a un equipamiento básico para los vecinos del distrito.

Según Gallardón, el proyecto de reforma de la plaza de la Cebada se llevará a cabo con "los más exigentes criterios de calidad, innovación, diseño y sostenibilidad" y constituye una actuación "emblemática" del Plan de Revitalización del Centro, ya que, por un lado, esta plaza se sitúa muy cerca de edificios singulares como la basílica de San Francisco El Grande o la capilla de San Isidro y, por otro, está junto a algunas de las principales vías que conectan el centro y la ribera del Manzanares.