Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Qué van a decir ahora. Ahora qué"

Antonio Miguel Utrera, víctima de los atentados, afirma que tras oír al juez Bermúdez siente una "gran alegría porque ha triunfado el Estado de Derecho"

"Siento una gran alegría primero porque ha triunfado el estado de derecho y segundo porque qué tipo de argumento pueden elaborar los teóricos de la teoría de la conspiración, a qué se van a aferrar". Así describía Antonio Miguel Utrera, una joven víctima de los atentados del 11-M sus primeros sentimientos tras escuchar la primera lectura de la sentencia por parte del tribunal de la Audiencia Nacional.

Antonio, estudiante de historia, ha escuchado en Hoy por Hoy la sentencia. "Ya lo ha dejado todo muy claro el juez Bermúdez, yo creo que la elaboración de la sentencia y el papel del juez ha sido ejemplar y la sentencia es ejemplar. Por tanto, qué van a decir ahora. Ahora qué", se preguntaba este joven en referencia a los que mantienen que ETA participó en los atentados.

Además, para Antonio esta sentencia supone abrir la esperanza para poner fin a los insultos que han recibido desde "sectores políticos y afines a esos sectores" y acabar así con "capítulo tan doloroso".

Altercado con las víctimas

La Asociación 11-M Afectados del Terrorismo ha protagonizado un altercado media hora antes del inicio de la lectura de la sentencia al considerar injusto el criterio de la Audiencia Nacional a la hora de situar a las víctimas de las tres asociaciones en el interior de la sala en la que el juez hará públicas sus deliberaciones. Una vez dentro del edificio, las víctimas se han dividido entre una minoría que portaban una acreditación con distintivo rosa, lo que les daba derecho a entrar en la sala en la que se lee la sentencia y el resto, la mayoría con otra con distintivo azul que les obligaba a seguir la sesión desde una sala contigua.

La asociación 11-M Afectados del Terrorismo ha protestado porque pese a ser la asociación mayoritaria tan sólo tenía tres pases con distintivo rosa, el mismo número aproximadamente que las víctimas de correspondientes a la AVT que solo representa a seis personas.

Peones negros y conspiradores

El conflicto ha derivado en un enfrentamiento directo entre la presidenta Pilar Manjón y el comisario de la Audiencia Nacional responsable de la seguridad durante el día de hoy. "Todas las víctimas para abajo, los peones negros y los conspiradores en la sala, así es como trabaja la justicia!", ha dicho una airada Manjón ante el comisario que intentaba sin éxito dar un explicación.

"Yo me limito a cumplir órdenes", ha dicho el encargado de la seguridad, quien minutos antes explicó que se había "intentado priorizar". La explicación no les ha servido a las víctimas encabezadas por Manjón, que también bajó a la sala contigua a pesar de ser una de las tres que fue acreditada con distintivo rosa.