Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La felación de una monja al 'agente Mulder' desata la polémica

Una escena de sexo oral de la serie de ficción 'Californication', que protagoniza David Duchovny, dispara las protestas en Australia

Acaba de llegar pero ya ha desatado las iras de los católicos australianos. Californication, la nueva serie de televisión protagonizada por el actor David Duchovny -el agente Fox Mulder de Expediente X-, ha recibido en pocos días fuertes críticas y solicitudes de retirada a causa de una sola escena del primer episodio. En ella, el personaje de Duchovny sueña que una monja le practica una felación, representada de forma implícita.

En la serie, llamada Californication -procede del juego de palabras entre California y fornication (fornicación, en castellano)-, abundan las subidas de tono. Estrenada hace algunas semanas por el canal estadounidense Showtime, lleva muy pocos días en el mercado australiano.

Desde su estreno más de 40 compañías presentaron quejas y varias como Holden o Nestlé retiraron sus anuncios en la franja de emisión de Californication. Ante este panorama, la cadena australiana que la emite, Channel Ten, anunció el traspaso de la serie al late-night.

Pero a muchos no les bastó. El organismo regulador de contenidos australianos, Australia Communication and Media Authority (ACMA), ya ha anunciado que abrirá una investigación a la serie. La asociación Parent and Christian -Padres y cristianos- reafirmó sus críticas iniciales pese al cambio de horario.

A ellos se sumó el grupo cristiano Festival of Light, que está "contento con la medida" de Channel Ten pero sigue "descontento con la serie", según declaraciones a News.com. "No nos gusta cómo se trata a la Iglesia católica", explicó la portavoz de Festival of Light, Roslyn Phillips. "La serie no se puede emitir tarde, se debe retirar. La manera en la que trata la religión y el sexo es sencillamente perjudicial".

En este sentido, un portavoz de la cadena australiana aseguró que Californication puede que no sea del gusto de todos pero cumple con el código de regulación de los contenidos televisivos.