Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bomberos continúan reparando los daños causados por el vendaval en Mallorca

Cinco personas siguen hospitalizadas, tres de ellas en estado grave

Los bomberos de Mallorca continúan trabajando en diferentes pueblos para reparar los daños ocasionados por el vendaval que azotó ayer la isla, mientras que el suministro eléctrico se ha restablecido para casi todos los usuarios que sufrieron apagones por las numerosas averías en la red. De las 20 personas que resultaron heridas, cinco permanecen hospitalizadas, una de ellas un guarda de seguridad en estado muy grave.

Un portavoz del cuerpo insular de bomberos ha indicado que durante la mañana de hoy diferentes unidades han retirado árboles y ramas caídos, así como elementos de mobiliario urbano o de fachadas y cubrimientos de edificios, que interrumpían la circulación de calles y carreteras o amenazaban la seguridad de personas y bienes en diferentes municipios.

Tras las 132 intervenciones llevadas a cabo desde las 17.30 horas de ayer a las 5.00 horas de hoy, la misma fuente ha eludido cifrar las realizadas esta mañana, pero sí ha apuntado que los bomberos han tenido que actuar en casi todos los municipios de Mallorca, principalmente en Marratxí, Consell, Binissalem, Calviá, Llucmajor, Sa Pobla, Can Picafort y Muro.

Tres heridos graves

En cuanto a las 20 personas heridas a causa de la tormenta, cinco permanecían a primera hora de la tarde en el hospital Son Dureta de Palma, ha informado el portavoz del centro. La víctima con lesiones más severas es un guarda de seguridad de Son Espases, que está internado en la Unidad de Cuidados Intensivos en estado muy grave con traumatismo craneoencefálico y en un brazo, y cuya evolución es de pronóstico reservado.

De los dos niños de 7 años heridos al caer un poste publicitario sobre el coche en que se encontraban, uno está grave con aplastamiento vertebral en la unidad de Traumatología Infantil, mientras que el otro estaba pendiente de recibir el alta tras haberse recuperado de un traumatismo craneoencefálico leve.

En estado grave permanece también un aparejador herido en un solar de Son Espases, quien hoy ha sido intervenido quirúrgicamente en un brazo y se recupera favorablemente, mientras que el quinto herido, en este caso leve, es un ciudadano extranjero que sufre una severa lumbalgia porque permaneció durante la tormenta tirando de un cabo para evitar que el viento rompiera las amarras de su barco en el puerto de Palma.

150 clientes sin luz

La compañía Gesa-Endesa ha informado de que a primera hora de la tarde permanecían sin suministro eléctrico unos 150 clientes en diferentes puntos de Mallorca, mientras que ayer las averías dejaron sin luz en el momento de mayor afección a unos 8.500 abonados.

Buena parte de los cortes de luz se debieron a la caída de diecisiete torres en diferentes lugares de Mallorca, algunos de ellos de difícil acceso, a pesar de lo cual la pasada medianoche Gesa, que movilizó a un total de 260 trabajadores, había logrado devolver el suministro a unos 6.000 afectados y 2.500 seguían sin electricidad.

Tanto los puertos de la isla como el aeropuerto de Palma operan hoy con normalidad, aunque la pasarela que une los módulos A y B de Son Sant Joan está clausurada por haberse desprendido ayer de su techo un panel metálico de 30 metros cuadrados.