Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todas las modelos podrán desfilar en Cibeles al superar el peso mínimo exigido

Entre la tarde de ayer y la mañana de hoy el equipo médico encargado de hacer pasar por la báscula a las modelos han pesado a un total de 56

Todas las modelos podrán desfilar en la 46 edición de la Pasarela Cibeles que comienza mañana al haber superado el control de peso exigido por la organización para poder participar en el certamen de moda y tener un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 18.

Así lo puso de manifiesto hoy al finalizar el control de peso de las chicas la doctora Susana Monereo, especialista en endocrinología y nutrición, quien expresó su satisfacción por el hecho de que este año no haya tenido que retirar a ninguna modelo.

No obstante, de las cinco modelos -de un total de 69- que fueron rechazadas por la organización en la anterior edición de Pasarela Cibeles el pasado mes de febrero, sólo una se ha presentado en esta ocasión y ha superado la prueba al haber logrado un IMC de 18,2 mientras que antes lo tenía de 16.

Así, Monereo explicó que esta chica, antes de ser pesada, le ha dicho "que me iba a sentir orgullosa de ella", le ha enseñado un certificado que demostraba que había hecho ejercicio físico todo el año, y le ha reconocido que ahora se siente mejor físicamente y ya puede cargar con el peso de una mochila, "cosa que antes no podía hacer porque no tenía fuerza".

La doctora aseguró que su percepción es que en esta cita de Pasarela Cibeles las modelos están "francamente mejor" que en anteriores ediciones, y señaló que las propias chicas "han dicho que se encontraban muy bien".

Entre la tarde de ayer y la mañana de hoy el equipo médico encargado de hacer pasar por la báscula a las modelos han pesado a un total de 56, aunque aún faltan por pasar este trámite otras cinco modelos que tenían previsto llegar de viaje hoy mismo.

Monereo aseguró que ninguna de las chicas tenía el IMC muy bajo, "como sí ocurrió en anteriores ediciones, que venían con una situación de delgadez extrema", precisó que ellas mismas "han percibido su mejoría" y destacó la alegría de la joven que en el anterior certamen se vio obligada a no subir a la pasarela por no dar el IMC mínimo exigido por la organización y que ahora ha superado la prueba. Según esta experta en nutrición, entonces le dijeron a esa modelo que debía hacer ejercicio y cuidar mejor su alimentación y precisó que, seis meses después, "lo ha hecho y ahí estaba", mientras que las otras cuatro jóvenes que fueron rechazadas no han concurrido a esta nueva edición de Cibeles.

Satisfacción en la organización

Por su parte, la directora de Pasarela Cibeles, Leonor Pérez Pita, expresó también su satisfacción por el hecho de no haber tenido que rechazar a ninguna modelo por tener un peso excesivamente bajo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que una persona sana debe tener un IMC que se sitúe entre el 18 y el 25.

Esta edición de Pasarela Cibeles, en la que los principales diseñadores españoles presentarán sus propuestas para la primavera-verano 2008, es la tercera en la que organización obliga a sus modelos a pesarse para demostrar que no tienen un peso excesivamente bajo, algo que creen puede influir negativamente en la población y ser causa de problemas relacionados con la anorexia.

Aunque todas las modelos que han realizado hoy este control médico se mostraban reacias a hablar sobre su experiencia con el peso, alguna de ellas -que no han querido dar su nombre- reconocían que la medida no les agrada, ya que -dicen- se puede estar muy delgada por tener esa constitución y tener una salud perfecta.

Así, tras su cita con la báscula una modelo aseguraba que esta medida no le gusta porque "a una modelo hay que mirarla por su físico, no por lo que pese", aunque una compañera suya no compartía esta opinión y pensaba que "no es bueno trasmitir una imagen excesivamente delgada".