Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imaz pierde la batalla ante el sector soberanista del PNV y abandona la política

El líder de los nacionalistas vascos asegura en un artículo remitido a los medios que la "modernización" de un partido no puede llevarse a cabo "en un contexto de competición por el discurso"

El presidente del PNV, Josu Jon Imaz, ha sucumbido a los cuatro años de tensiones no disimuladas en el seno de su partido entre el sector liderado por él y el soberanista encabezado por el presidente de la ejecutiva guipuzcoana, Joseba Egibar. Josu Jon Imaz ha anunciado esta tarde en un artículo enviado a los medios de comunicación que abandona la vida política activa. "No seré candidato a la presidencia del EBB del Partido Nacionalista Vasco, para la que fui elegido hace cuatro años. Volveré a la actividad profesional después de más de trece años de compromiso intenso", afirma en el texto. "Un partido no puede llevar adelante una modernización necesaria en un contexto de competición por el discurso. La reflexión serena exige liderazgos no cuestionados y partidos unidos y sólidos", asevera.

En un artículo titulado Apostar por el futuro, Imaz señala que "hay momentos en la vida en los que las personas debemos enfrentarnos a decisiones complejas" y "dar importancia a los proyectos en los que creemos o apostar por vincular esos proyectos a nuestra propia participación en los mismos". "No quiero ocultar que en las últimas semanas he vivido esta disyuntiva. Y he tomado una opción. No seré candidato a la presidencia del EBB del Partido Nacionalista Vasco, para la que fui elegido hace cuatro años", anuncia. Imaz, doctor en Ciencias Químicas, explica que volverá a la actividad profesional "después de más de trece años de compromiso intenso" con las funciones encomendadas por su partido.

En el escrito, Imaz dice que su decisión de no ser candidato "responde a una contribución que facilite un proceso interno que cohesione y una a nuestra opción política". Opina que el "esfuerzo por conseguir la unión en el seno del Partido Nacionalista Vasco nos obliga a todos" y recuerda que el PNV tiene un "papel de cohesionador y moderador de la política vasca, que puede verse perjudicado con la división y su debilitamiento".

"Por tanto -continúa-, sin pretender patrimonializar ningún activo que sólo nos corresponde en el porcentaje de voto que tenemos, entiendo que por encima de actitudes cortoplacistas, el riesgo de división en el Partido Nacionalista Vasco añadiría dosis de inestabilidad y radicalidad a la política vasca". Y añade que "un partido no puede llevar adelante una modernización necesaria en un contexto de competición por el discurso", y asegura que "la reflexión serena exige liderazgos no cuestionados y partidos unidos y sólidos", una idea que ya expuso durante su discurso en la celebración del 112 aniversario del PNV el pasado 31 de julio.

En la misiva, Imaz realiza una reflexión sobre el papel de la política, que dice siempre ha creído que debe estar al "servicio de la sociedad" y debe tener "un camino de entrada y salida". "Finalizado este servicio, lo normal es que salgamos sin perpetuarnos en la actividad política. Ello sirve para mantener viva la conexión entre clase política y sociedad civil, tan necesaria en los tiempos que vivimos", argumenta.

Aprobación de la ponencia política

La noticia se conoce después de que la Ejecutiva del PNV aprobara el pasado lunes por unanimidad la ponencia política que definirá la estrategia del partido para los próximos cuatro años, después de que los dos sectores enfrentados lograran consensuar un documento.

La aprobación por unanimidad de la ponencia política posibilitaría, según admitieron dirigentes del PNV semanas atrás, la presentación de un único candidato a la Presidencia de la Ejecutiva, al contrario de lo sucedido hace cuatro años, cuando Imaz y Egibar pugnaron por el cargo. Desde entonces, ambos arrastran un enfrentamiento larvado en el seno de la formación nacionalista.

La ponencia política aprobada el lunes contempla la posibilidad de realizar directamente una consulta a la sociedad sobre el derecho a decidir de los vascos, en el caso de que no sea posible articular un acuerdo previo entre los partidos vascos o entre sus instituciones. Con esta fórmula se salvan las dos posiciones, la de Imaz, partidario de que la consulta esgrimida por Juan José Ibarretxe sea para refrendar un pacto entre las principales corrientes políticas de Euskadi, y la del propio lehendakari y Egibar, partidarios de utilizar este mecanismo para legitimar las tesis más soberanistas.

Josu Jon Imaz seguirá siendo el presidente de la ejecutiva del PNV hasta el 2 de diciembre, por lo que será el orador principal en el Alderdi Eguna (Día del Partido), que tendrá lugar el 30 de septiembre y en el que estará acompañado por el lehendakari.