Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

División en el décimo aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco

Unas 3.000 personas se manifiestan en las calles de Ermua mientras el ayuntamiento recuerda al edil con un acto cívico

Diez años después, Ermua ha recordado al edil del PP asesinado por ETA en una jornada marcada por la división política. Por un lado, unas 3.000 personas han participado en la manifestación organizada por la Fundación Miguel Ángel Blanco. Poco después de esta marcha, el Ayuntamiento de la localidad vizcaína ha homenajeado a Miguel Ángel Blanco en una concentración con velas al que han asistido todos los grupos políticos y en el que han reclamado la unidad en la lucha contra la banda terrorista. La familia de Blanco no ha asistido a este homenaje.

La marcha organizada por la Fundación Miguel Ángel Blanco ha contado con la presencia de numerosos dirigentes del PP, como Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Ignacio Astarloa, Alberto Ruíz-Gallardón o Carmelo Barrios. Ningún dirigente del PSOE ha acudido al acto.

Mientras, la concentración del ayuntamuiento, a la que acudieron unas 200 personas, ha contado con la presencia de ediles del PSE, PP, PNV y EB, así como destacados dirigentes socialistas y vecinos de la localidad, si bien no han estado presentes familiares de Blanco. Durante el acto, que se desarrolló frente al monumento en memoria de las víctimas del terrorismo, el alcalde Carlos Totorika ha leído un comunicado del presidente del Gobierno, en el que José Luis Rodríguez Zapatero, expresa su "profunda solidaridad" con los vecinos de Ermua y manifesta que las movilizaciones de hace diez años "fueron, son y serán siempre un símbolo de la voz del pueblo frente al terror".

Además, el primer edil ha leído otro comunicado aprobado por el pleno municipal en el que los distintos grupos apostaron por "abrir una etapa de esperanza" y trabajar conjuntamente la sociedad civil y los partidos con el objetivo común de derrotar a ETA y a su entorno.

Justicia para las víctimas

Antes de que arrancara la manifestación, la hermana del edil asesinado, María del Mar Blanco, ha leído un comunicado en el que ha pedido al Gobierno socialista que retome el Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo así como "el camino que se inició en la lucha contra ETA tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco: el de la firmeza democrática, el aislamiento a los terroristas y el de la justicia para las víctimas".

María del Mar Blanco ha lamentado la ausencia de representantes del PSE en la marcha y ha asegurado que "quienes han cambiado no han sido las víctimas sino los socialistas". "Las principales asociaciones de víctimas del terrorismo no hemos cambiado, seguimos defendiendo lo mismo que en 1997, justicia, dignidad, verdad y memoria", ha agregado.

Un acto unitario

Tras la lectura del comunicado, la manifestación ha partido desde la plaza de Ermua hasta el cementerio de la localidad con una pancarta con el lema Miguel Ángel Blanco, nuestra memoria. El espíritu de Ermua sigue vivo, que ha sido portada, entre otros, por los padres del concejal asesinado.

En declaraciones a los periodistas, Patxi López ha explicado que los dirigentes socialistas han acudido a la concentración organizada por el Ayuntamiento porque "es la unitaria de todos los grupos políticos que representan a la sociedad vasca y porque es el momento de la unidad frente a actos partidistas y partidarios".

Miguel Ángel Blanco fue secuestrado el 10 de julio de 1997 y asesinado 48 horas después, lo que desencadenó un clamor popular contra ETA y manifestaciones multitudinarias en toda España que dieron origen al denominado espíritu de Ermua.