Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un falso aviso de bomba obliga a desalojar a miles de personas en el aeropuerto de Ibiza

Interior niega que se haya producido algún tipo de explosión.- Un comunicante anónimo alertó a 'Gara' de la colocación de un artefacto

Cerca de 3.000 personas han tenido que ser desalojadas hoy del aeropuerto de Ibiza después de que un comunicante anónimo alertara al diario 'Gara' de la colocación de un artefacto en las inmediaciones del aeródromo. El Ministerio del Interior ha negado que se haya producido algún tipo de explosión, tal como relataron testigos presenciales.

El desalojo del aeropuerto se ha producido después de que sobre las 12.15 se recibieran sendas llamadas al diario Gara y al servicio de ayuda DYA de Vizcaya, procedimiento habitual de ETA, en las que un comunicante que no se identificó alertaba de la explosión de un artefacto en las inmediaciones del aeropuerto cuarenta y cinco minutos después. Por este motivo, las fuerzas de seguridad, que inicialmente no dieron credibilidad a las llamadas, pusieron en marcha todos los mecanismos previstos para estos casos.

Los agentes evacuaron el aeropuerto y peinaron las instalaciones. Cincuenta miembros de la Guardia Civil y veinte del Cuerpo Nacional de Policía, ayudados por dos perros especializados en la detección de explosivos, inspeccionaron el recinto, en el que localizaron dos paquetes que infundieron sospechas.

El primero de ellos se encontró en una papelera situada en el aparcamiento y que, tras ser manipulada por un robot sobre las 14.15, se comprobó que se trataba de una caja de zapatos vacía. El robot, según fuentes de la investigación, emplea un dispositivo que provoca una detonación similar a un disparo, sonido que fue confundido con una explosión por los periodistas en el exterior del aeropuerto.

Posteriormente se localizó una mochila, también en la zona del aparcamiento que, por prevención, fue detonada sobre las 15.20, lo que permitió comprobar que sólo contenía efectos personales, según la Delegación del Gobierno.

Tras comprobar que en las instalaciones no había ningún explosivo, se permitió el regreso de los trabajadores y del personal de seguridad al aeropuerto, que fue abierto al tráfico aéreo a las 15.05. La terminal fue reabierta a las 16.05.

49 vuelos desviados o cancelados

Al ser conminados a abandonar el aeropuerto, los pasajeros empezaron a formar una larga cola a ambos lados de la carretera del aeródromo, que llegó a ocupar varios kilómetros de longitud, y a quienes miembros de Protección Civil suministraron agua para mitigar el fuerte calor reinante.

Varios pasajeros afectados por la situación explicaron que agentes de la policía y personal de AENA les apremiaron a evacuar rápidamente las instalaciones aeroportuarias, que quedaron vacías "en segundos", según el testimonio de una turista. "No nos han dicho nada", únicamente "que nos vayamos", relataron varios turistas con perplejidad, mientras se alejaban del aeropuerto con sus maletas.

El incidente ha obligado a desviar o cancelar 49

vuelos, lo que ha afectado a más de trece mil pasajeros. El aeropuerto de Ibiza tenía previsto para hoy 307 operaciones, con un movimiento de viajeros de 40.400 pasajeros, coincidiendo con el primer fin de semana de julio, según fuentes de AENA.