Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre herido al explotar un artefacto en la cerradura de su furgoneta en Vallecas

La Policía atribuye el suceso a un ajuste de cuentas y descarta que sea un atentado terrorista

Un hombre de 40 años y nacionalidad española ha perdido esta mañana parte de tres de sus dedos y ha sufrido heridas en el tórax al registrarse una explosión cuando metió la llave en la cerradura de la puerta de su furgoneta. La Jefatura Superior de Policía de Madrid descarta que el ataque sufrido por este individuo, identificado como David J.G y empresario de la construcción, sea un acto de terrorismo y lo atribuye a "un asunto personal".

El suceso ha ocurrido pasadas las siete de la mañana a la altura del número 20 de la calle Alcalá de Guadaira, en el distrito de Puente de Vallecas, según ha explicado un portavoz de la Policía. David J.G., el dueño de la furgoneta, intentaba abrir la puerta del vehículo que estaba estacionado cuando la sustancia explosiva que se encontraba en la cerradura ha estallado.

Efectivos de Emergencias Madrid han atendido al herido, que ha sufrido la amputación de tres falanges de los dedos de la mano derecha y heridas en el costado derecho a la altura del tórax a causa de la metralla, con posible fractura de costilla.

Dentro de un 'tetrabrik'

La víctima ha sido trasladada por una unidad del Samur-Protección Civil con pronóstico grave al Hospital Gregorio Marañón. El objetivo del ataque es un empresario de la construcción que vive en la zona.

Según las primeras investigaciones, el artefacto explosivo era de pequeñas dimensiones y estaba dentro de un pequeño paquete de tetrabrik, el cual explotó, según las primeras investigaciones, cuando el empresario fue a retirarlo para intentar abrir el automóvil.

La Policía descarta que el artefacto casero tenga relación con algún acto terrorista. De esta forma, los agentes sospechan que el suceso sea "un asunto personal" pero, aun así, no contemplan la hipótesis del ajuste de cuentas, según ha indicadoo un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.