Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matas abandona la política tras perder el Gobierno balear

El PSOE y Unió Mallorquina ultiman un acuerdo para gobernar en coalición

El presidente en funciones de Baleares y del Partido Popular en la comunidad, Jaume Matas, ha anunciado esta tarde su retirada de la vida política y su renuncia a liderar la oposición en el Parlament los próximos cuatro años, después de que la presidenta de Unió Mallorquina (UM), Maria Antnia Munar, confirmara ayer que su formación tratará de llegar a un pacto de gobernabilidad con las fuerzas de izquierda y que rechaza iniciar negociaciones con el Partido Popular. A su juicio, la imposibilidad de formar un Ejecutivo liderado por los populares se debe a una "segunda vuelta electoral, hecha en los despachos".

Así lo ha manifestado en una rueda de prensa que ha ofrecido tras la reunión de la Junta Ejecutiva del PP, donde se analizó la situación en la que se encuentra la formación popular, que previsiblemente pasará a estar en la oposición los próximos cuatro años. En este sentido, ha indicado que UM ha decidido pactar con la izquierda en todas las instituciones con un proyecto que responde a la voluntad de excluir al PP de las instituciones que a la defensa de los intereses de los ciudadanos.

"Es evidente que el mandato de los ciudadanos respondería más a un programa político de estabilidad y consenso y coherencia entre el PP y UM que de UM con cinco partidos más", ha dicho. "Es un acuerdo hecho para eliminar al PP, que representa al 47% de la población anteponiendo intereses estrictamente políticos".

"Al PP no le han derrotado las urnas -ha añadido- porque hemos tenido el mejor resultado electoral de la historia. Los ciudadanos han reconocido el trabajo hecho estos cuatro años. Al PP le ha separado de las instituciones el sistema de partidos, la Ley Electoral y los intereses estrictos de partido. Es legítimo pero no es lo mejor para los ciudadanos". Achaca su derrota "una especie de segunda vuelta electoral hecha en los despachos".

El caso Andratx

Jaume Matas fue presidente de Baleares entre los años 1996 y 1999 y más tarde, en abril de 2000, el Gobierno de José María Aznar le nombró ministro de Medio Ambiente, cargo que ocupó hasta marzo de 2003 para presentarse de nuevo a las elecciones como candidato del PP a la Presidencia del Gobierno balear.

En las elecciones autonómicas de 2003 la lista del PP encabezada por Matas fue la más votada, aunque tuvo que firmar un pacto de gobierno de mínimos con Unión Mallorquina para apoyarse mutuamente en el Parlamento balear y en el Consell de Mallorca.

Su último mandato ha estado salpicado por la polémica debido a la compra de una casa palacio que realizó en el centro de Palma y por la gestión urbanística de su partido en Andratx. Este caso estalló el 27 de noviembre de 2006 con la detención en su despacho oficial del entonces alcalde y candidato del PP, el ex guardia civil Eugenio Hidalgo, que ha pasado casi dos meses en prisión preventiva, imputado por siete delitos. El funcionario local Jaume Gibert y el que era director general del Gobierno de Matas, Jaume Massot, fueron detenidos y están acusados.

El PSOE respeta la decisión de Matas

Por su parte, El PSIB-PSOE ha dicho que "respeta" la "decisión personal" de Matas. Fuentes del PSIB-PSOE han precisado que el partido "no entra en valoraciones de decisiones que tomen otros líderes políticos". La Comisión Ejecutiva del PSIB-PSOE tiene previsto reunirse mañana por la tarde para analizar la situación política en Baleares y el estado de las negociaciones con Unió Mallorquina y la coalición progresista del Bloc para pactar el gobierno del ejecutivo balear y el Consell de Mallorca.

De igual modo, UM ha reconocido, a través de un comunicado, la trayectoria política del popular pero ha subrayado que negocia un pacto de gobierno con las fuerzas progresistas "en beneficio" de las islas y no "a favor o en contra" del Partido Popular, opción que, recuerda, permite la Constitución. El ejecutivo que salga de las negociaciones en curso con socialistas y progresistas del Bloc gobernará, dice UM, "para todos los ciudadanos, como siempre se ha hecho desde Unió Mallorquina, incluyendo los votantes del Partido Popular".