Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un joven recibe 5.000 llamadas tras colgar su número en YouTube

Ryan Fitzgerald ha asegurado que le gustaría contestar a todas las llamadas que pueda

El mundo está lleno de almas solitarias, según prueba la iniciativa de un joven que recibió 5.000 llamadas y mensajes tras colgar un vídeo en YouTube con su número de teléfono y la oferta de escuchar a quien quisiera llamarlo.

Ryan Fitzgerald, un hombre de 20 años residente en Southbridge, en Massachusetts (EE UU), y con mucho tiempo libre, decidió colgar el vídeo el viernes en el popular sitio YouTube. El joven, que vive con su padre y está sin empleo, ha recibido nada menos que 5.000 llamadas y mensajes de texto, según el diario The Boston Globe.

"Aunque nunca te haya conocido, me importas", asegura Fitzgerald, quien tras pasar por esta experiencia quiere cambiar de planes y estudiar psicología o recursos humanos en lugar de informática, como planeaba inicialmente. Fitzgerald ha asegurado que le gustaría contestar a todas las llamadas que pueda.

Para ello tendrá que resolver un problema logístico, ya que, una vez transcurrido el fin de semana, en el que las llamadas son gratis en EE UU para la mayoría de las compañías de telefonía, será él quien tenga que pagar por ellas.

Fitzgerald se ha inspirado en Juan Mann, un hombre que se hizo famoso vía YouTube por ofrecer abrazos gratuitos a extraños. "Las madres de algunas personas no se toman el tiempo para sentarse y charlar con ellas, algo que sí hacen extraños en YouTube", ha declarado el joven, quien decidió tomarse un respiro el sábado por la noche y poner el móvil en modo silencioso para poder ir a un concierto.

Fitzgerald, en cualquier caso, no es el primero en tener una ocurrencia copiada de, entre otros, Luke Johnson, un hombre de Arizona, que según el Globe recibió 138.400 llamadas. El joven de Massachusetts, no obstante, señala que su misión es diferente, ya que no pretende alcanzar ningún récord sino que le mueve la "genuina interacción humana".