Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Naomi Campbell aplaca su ira fregando un garaje de Manhattan

La supermodelo comienza a cumplir su condena de cinco días de trabajos comunitarios por agredir a una empleada

La maniqui británica Naomi Campbell ha comenzado ha cumplir hoy la condena impuesta por un tribunal de Nueva York que consideró probado que arrojó un telefóno móvil contra una empleada del hogar. La condena se traduce en cinco días de trabajos comunitarios en un garaje de Manhattan, que tendrá que limpiar a conciencia con escoba y fregona en mano. La supermodelo, de 36 años, ha acudido al lugar con unas botas militares colgadas del hombro y tapada del acoso de los fotógrafos con unas gafas de sol.

Naomi también ha sido condenada a seguir un curso de dos días para aprender a dominar sus accesos de cólera y a pagar más de 350 dólares (unos 270 euros) para cubrir la atención médica de su empleada.

La modelo, que se declaró culpable ante el juez, pidió disculpas públicas por su conducta descontrolada en el programa de televisión estadounidense Extra. "Me da mucha vergüenza pensar en cosas que he hecho", dijo en referencia al cabreo que le costó a Ana Scolavino, que trabajaba para ella, una herida en la cabeza.