Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Redford dará dinero para convertir en museo el escondite de Sundance Kid

El actor encarnó al legendario pistolero junto a Paul Newman en 'Dos hombres y un destino'

Robert Redford (1936, Santa Mónica) aportará dinero para convertir en museo la cabaña donde supuestamente vivieron en la Patogonia argentina, prófugos de la justicia, los pistoleros estadounidenses Butch Cassidy y Sundance Kid, leyendas del salvaje Oeste americano. Redford encarnó en 1969 el papel de Sundance Kid junto a su amigo y también mito de Hollywood Paul Newman, que interpretó a Cassidy. Dos hombres y un destino, dirigida por George Roy Hill, supuso su primera colaboración en la gran pantalla. Más tarde llegó El Golpe (1973). Luego sus caminos artísticos se separaron para siempre, aunque nunca perdieron la amistad.

La implicación de la estrella de Hollywood en el proyecto de rehabilitación de este enclave ha sido confirmada hoy por Miguel Castro, alcalde de Cholila, en la provincia de Chubut, donde se ubica el escondite de los legendarios bandidos. Ayer Bill Betelson, bisnieto de la hermana de Cassidy, hizo entrega a las autoridades de este municipio argentino de una carta que acredita la estancia del forajido en ese lugar a 2.000 kilómetros al suroeste de Buenos Aires.

La estancia de Cassidy y Kid en Argentina es deliberadamente omitida en Dos Hombres y un destino, que aporta una versión descafeinada de las andanzas de estas dos leyendas del pillaje. Pero la realidad, como atestigua la correspondencia de los forajidos , es que los pistoleros, junto a Etta (o Ethel) Place, la mujer cuyo amor ambos se disputaban, viajaron en 1901 desde Nueva York hasta Buenos Aires debido al acoso al que estaban sometidos en EE UU, donde encabezaron una de las mayores bandas de asaltantes de trenes y bancos de finales del siglo XIX.

En 1902 llegaron a la Patagonia fingiendo ser prósperos ganaderos y entre marzo y mayo de ese año construyeron la cabaña de Cholila. Allí vivieron como respetables ciudadanos (se los conocía como Santiago Ryan, Enrique Place y su esposa Ethel) hasta 1905, año que emprendieron la huida al dar las autoridades con su verdadera identidad. Los bandidos fueron asesinados por la policía de Bolivia en 1908, según consta oficialmente y parece sugerir el final de la película protagonizada por Newman y Redford, aunque otras versiones respaldadas por sus propios familiares aseguran que lograron huir y fallecieron años después, ocultos bajo otras identidades. Nunca se encontró su tumba.

El único descendiente con vida de la familia Cassidy permanece en contacto con los representantes de Redford para concretar su aportación financiera al proyecto. El Ayuntamiento de Cholila, por su parte, confía en que el astro asista a la inauguración del museo, prevista para 2008. Se da la circunstancia de que Robert Redford creó en 1982 el Instituto Sundance, para jóvenes cineastas, tomando prestado el nombre del pistolero al que dió vida en el cine.

"A veces me siento solo"

La carta que corrobora la estancia de la pareja de prófugos en Patagonia fue enviada por Cassidy a su hermana. En la misiva contaba que tenían "una casa de cuatro habitaciones y galpones, establo y gallinas". La casa está ubicada al pie de la cordillera de los Andes y cerca del río Chubut, en el que según las leyendas locales, Etta Place acostumbraba a bañarse desnuda en las puestas del sol.

La finca en torno a la cabaña albergaba "trescientas cabezas de vacunos, 1.500 ovejas y veintiocho caballos", según la misiva de Cassidy. "Lo único que me falta es una cocinera, ya que todavía sigo en estado de amarga soltería", admitía. "A veces me siento solo, no veo a nadie en todo el día y mis vecinos no cuentan mucho. El único idioma que escucho aquí es el español y no lo hablo bien para conversar sobre los últimos escándalos que tanto agradan a la gente, y sin los cuales una conversación carece de gracia", añade la carta, cuyo original se preserva en un museo de Utah, Estado natal del forajido.

La cabaña de tres habitaciones y unos cincuenta metros cuadrados, está hecha de madera y, a causa del intenso frío invernal en la Patagonia, se deterioró con el tiempo, por lo que el municipio acometió labores de restauración el año pasado.