Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un millar de jóvenes provocan nuevos incidentes en Alcorcón

Los jóvenes se concentran contra las bandas violentas latinas tras la reyerta del sábado en el municipio madrileño y atacan a la policía, que tiene que intervenir

Alrededor de un millar de jóvenes protagonizaron ayer una protesta en Alcorcón contra las bandas violentas suramericanas tras la multitudinaria pelea ocurrida el sábado en ese municipio madrileño entre un grupo de españoles y otro de latinoamericanos, que se saldó con tres jóvenes heridos, uno grave, y siete detenidos. Los jóvenes se concentraron en el centro de Alcorcón convocados a través de mensajes de móvil, quemaron contenedores y arrojaron piedras a la policía, que se vió obligada a intervenir. Dos personas fueron arrestadas por "desórdenes públicos".

Un SMS avisaba ayer "a las 6 todo Alcorcón en las canchas, donde el centro joven. Gente del barrio está muriendo y Alcorcón unido jamás será vencido". Esta invitación animaba a participar en una manifestación contra las bandas latinas a la que acudieron cerca de un millar de jóvenes, que, una vez en el lugar acordado, lanzaron piedras contra la policía y quemaron contenedores; incluso algunos aparecieron en el lugar de la reunión armados con bates de béisbol. Así las cosas, la policía tuvo que lanzar bolas de goma y los servicios de emergencia se personaron en el lugar ante una posible emergencia. Ante la carga policial, los jóvenes se dispersaron a lo largo y ancho de todo el municipio, dando lugar a una espectacular persecución policial.

Latin King fuera, Vamos a por ellos, vamos a matarlos, fueron algunas de las consignas más repetidas. Algunos de los concentrados reconocían que estaban buscando a miembros de aquella banda violenta, mientras que por las calles no se veía a ningún ciudadano con rasgos suramericanos. El lugar de la protesta estaba en las inmediaciones de las canchas deportivas del Centro Joven de Alcorcón, en la avenida Alcalde José Aranda, entre la zona de copas Costa Polvoranca y el centro del municipio, de unos 165.000 habitantes.

Con un ambiente tan caldeado, muchos comerciantes cerraban las puertas de sus establecimientos. Y mientras algunos concentrados increpaban a los medios de comunicación, otros declaraban a los periodistas que quieren un municipio "tranquilo" y que los latin kings "dejen de meterse con nosotros y ocupar las canchas deportivas". "Esto es la guerra del barrio de Alcorcón contra los que vienen de fuera a invadirnos", señalaba a Efe Víctor, un joven de 16 años.

Criticar a los violentos con actos violentos

Vecinos de la zona han advertido de que "no se puede criticar a los violentos con actitudes violentas". La policía descarta que la reyerta del sábado fuera protagonizada por bandas latinas y mantiene que fue fruto del enfrentamiento entre un grupo de españoles y otro de suramericanos para saldar cuentas por una pelea anterior, según fuentes policiales. Alrededor de 100 jóvenes de entre 16 y "veintitantos años" se enzarzaron en la noche del sábado, sobre las 21.00, en una trifulca, según la policía y testigos de la reyerta. Estos últimos destacaron que los jóvenes iban armados con "pistolas, navajas, catanas y bates de béisbol". Tres resultaron heridos y siete permanecen detenidos, tres dominicanos, dos colombianos, un boliviano y un ecuatoriano, que podrían pertenecer a la banda de los Latin Kings,, según el director general de Seguridad del Ayuntamiento de Alcorcón, José García.

Según García, la pelea "afectó a gente que no tenía nada que ver con el enfrentamiento". "De hecho, el herido más grave, de unos 27 años y que recibió seis heridas por arma blanca en la espalda, ingresado con pronóstico grave, no tenía nada que ver con la pelea". Además de este joven, otros dos -uno español y el otro colombiano- resultaron heridos con pronóstico reservado, así como un policía que fue golpeado por una piedra en la cabeza.

Por su parte, fuentes de la policía han informado a Europa Press que seis de los siete detenidos -según lo que ellos mismos han declarado- son menores. Además, han agregado que se "les incautó un bate de béisbol, un calcetín con una bola de billar dentro, un machete, un ladrillo y una pistola simulada".