Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cambio climático acaba con una original partida de ajedrez

Una encuentro interactivo con figuras de hielo de un metro de altura acaba en tablas por la inusual temperatura

El tiempo inusualmente cálido, o al menos poco frío, que vive Europa este mes de enero casi ha arruinado una peculiar partida de ajedrez que ha tenido lugar hoy simultáneamente en Londres y Moscú. Dos equipos, uno inglés y otro ruso, han montado dos ajedreces gigantes con figuras de hielo. Pero las altas temperaturas para ésta época del año, en Londres 12 grados y en Moscú ocho, ha hecho que la partida durara menos de una hora y acabara en tablas por el derretimiento de las figuras.

El equipo ruso, capitaneado por el ex-campeón mundial Anatoli Kárpov, ha propuesto a Londres un empate a pesar de que tenía una posición ventajosa, informó la agencia oficial rusa Itar-Tass. "Ha sido un verdadero choque de pasiones que, sin lugar a dudas, servirá para dar promoción al ajedrez", ha dicho Kárpov al término de la partida.

Las 32 piezas de ajedrez para esa partida, que en Moscú se ha jugado en la céntrica plaza Pushkin, fueron esculpidas por artistas rusos de bloques hielo traídos a la capital rusa desde los Urales. Otro enorme tablero, también de 64 metros, fue instalado para esa partida en la plaza Trafalgar de Londres. Por acuerdo de los organizadores del torneo, los artistas que esculpieron las piezas de ajedrez moldearon las figuras de los reyes y reinas en forma de los edificios más emblemáticos de ambas capitales.

En el caso de Moscú, el rey tenía la forma del Ayuntamiento y la reina de la famosa torre Spásskaya del Kremlin, mientras que Londres ha sido representado por la torre del reloj Big Ben y por el Gherkin, el emblemático rascacielos en forma de pepino, obra de Norman Foster.

Todas las jugadas se han hecho por decisión de los dos pequeños ajedrecistas de ambos equipos, los niños prodigios ruso Konstantín Sávenkov, de siete años, y su rival londinense, Darius Parvizi-Wayne, de ocho, según aseguró Kárpov. El gran maestro británico Nigel Short, capitán del equipo de Londres, ha dicho durante un puente televisivo establecido con este motivo entre ambas capitales que fue una partida "brillante", en la que Moscú "demostró un auténtico estilo ruso".

La primera partida en la historia del ajedrez de este tipo ha dado comienzo al tercer festival Invierno Ruso en Londres organizado por los Ayuntamientos de ambas capitales. Dentro del programa conjunto de actividades, Moscú y Londres en invierno del año pasado habían intercambiado unas copias de hielo de sus símbolos arquitectónicos. Así, en la plaza Pushkin fue colocada una réplica de hielo de la torre del Big Ben del Westminster, de seis metros de altura, mientras que en la Trafalgar de Londres se instaló una reproducción de la Catedral de San Basilio de la plaza Roja.