Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Scala no representará la obra donde bailan desnudos Bush, Blair y Berlusconi

El teatro de Milán suspende 'Candide', donde los actores bailan sin ropa y con caretas de los políticos

El teatro de La Scala de Milán ha suspendido la próxima representación de la obra Candide, actualmente en escena en el teatro Du Chatelet de París, donde bailan en ropa interior actores que representan a los mandatarios Tony Blair, Vladímir Putin, George W. Bush, Jacques Chirac y Silvio Berlusconi, según informa la prensa italiana.

La obra musical Candide, original de Leonard Bernstein y dirigida en esta versión por Robert Carsen, estaba prevista en el programa del teatro La Scala para el próximo junio. La prensa italiana ha publicado algunas fotos de escenas de la opereta satírica y ha destacado que La Scala representaría una obra donde se veía medio desnudo al ex presidente del Gobierno italiano Silvio Berlusconi.

La escena en cuestión muestra a los actores con caretas de Blair, Putin, Bush, Chirac y Berlusconi, en calzoncillos y corbata con los colores de sus banderas nacionales mientras bailan abrazados y borrachos sobre una balsa en un mar contaminado. El teatro de la opera milanés ha afirmado en un comunicado que por incompatibilidad con "la línea artística", La Scala renuncia a su coproducción.

Las explicaciones del teatro

Según el diario La Stampa, el director artístico del teatro milanés, Stephane Lissner, ha llegado a esta conclusión después de ver el espectáculo en París el pasado 26 de diciembre. "Lissner se dio cuenta de que el proyecto que se le había presentado no se corresponde con la representación original. Se trata de una completa reelaboración de Carsen", ha explicado el portavoz de La Scala Carlo María Cella, añade el rotativo.

En el comunicado de La Scala se precisa que la decisión de suspender la representación no se ha tomado "sólo por la parte de sátira política, que se reduce a una escena de tres minutos". La Scala señala que "los textos añadidos por Robert Carsen son demasiado largos y la idea de la coproducción era la de acercarse lo más posible a la obra original de Bernstein".

Antes de esta noticia, Carsen había manifestado que no renunciaría a la escena de los líderes políticos y que se trataba de un "momento de sátira y de teatro".