Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso rechaza todas las enmiendas al proyecto de Ley de Memoria Histórica presentada por el Gobierno

Fernández de la Vega asegura que "la justicia es el mejor cicatrizante para las heridas"

El proyecto de ley sobre Memoria Histórica presentado por el Ejecutivo ha logrado hoy superar su primer examen parlamentario con el rechazo a las enmiendas de totalidad presentadas por IU-ICV, ERC y PP, para lo que el partido que sustenta al Gobierno contó con los votos de CiU, Coalición Canaria y PNV.

Los diferentes grupos han defendido sus posturas desde el inicio de la mañana. La primera en hacerlo ha sido la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien ha proclamado que se trata de una "ley heredera del mejor espíritu de la transición y del principio que nos condujo hacia una democracia estable y consolidada: la concordia". Además de detallar las medidas propuestas para reparar a las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo, la vicepresidenta ha hecho hincapié en que con esta norma el Gobierno cumple "escrupulosamente" con los mandatos parlamentarios sobre la materia.

Así, se ha referido a la declaración que, por unanimidad, aprobó el Congreso hace cuatro años, el 20 de noviembre de 2002, donde por vez primera se reafirmaba "el deber" al "reconocimiento moral" de las víctimas de la guerra y la dictadura. Por ello, además del reconocimiento y ampliación de derechos de las víctimas, la ley pretende "saldar una deuda, la de la injusticia" que la sociedad tiene con quienes "sufrieron violencia y persecución injustas" mediante una reparación moral acompañada del reconocimiento a sus derechos individuales.

El diputado del PP Manuel Atencia, encargado de defender la postura de su partido, ha dicho que esta ley es un "grave error", al ser una ley jurídicamente irrelevante. Según Atencia, la "mal llamada" memoria histórica no es más que el intento de "utilizar de forma partidista la historia". Para el PP la palabra clave es "concordia y no memoria".

Para el portavoz de IU-ICV, Joan Herrera, el proyecto presentado por el Ejecutivo es "absolutamente frustrante" porque no revoca los jucios sumarísimos, deja a la iniciativa particular la recuperación de la memoria y no establece una estrategia de Estado para convertir los escenarios de la represión en espacios para la recuperación de la memoria. Herrera ha recordado que "el genocidio franquista alcanzó a más de 300.000 personas a las que hay que añadir más de 30.000 desaparecidos". Reconoció que el perdón y la reconciliación fueron necesarios para la restitución de la democracia pero estas ideas deben ir unidas a los conceptos de memoria y justicia.

También ha sido decepcionante para el portavoz adjunto de ERC, Joan Tardá, quien ha defendido la enmienda de los nacionalistas catalanes, y ha expresado su "amarga decepción al constatar que el Gobierno ha sucumbido ante el creciente protagonismo de los sectores más reaccionarios de las Fuerzas Armadas y la judicatura".

Una vez concluido el debate, la enmienda de devolución del PP ha sido rechazada por el resto de los grupos parlamentarios, y tampoco han salido adelante las enmiendas con texto alternativo de IU-ICV y ERC, con el voto en contra de PSOE, PP y Coalición Canaria, y la abstención del PNV, con lo que el proyecto continuará su tramitación en el Congreso.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha mostrado satisfecho tras el debate parlamentario. Concluida la votación sobre la iniciativa elaborada por su Ejecutivo, Zapatero ha sido preguntado por los periodistas a la salida del hemiciclo de la Cámara si estaba satisfecho con el debate al que acababa de asistir. "Sí, ha estado muy bien", se ha limitado a responder el jefe del Gobierno cuando el Pleno ya había dado luz verde a la tramitación parlamentaria de la llamada ley de Memoria Histórica.