Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos buscan a los cinco hombres que secuestraron a un niño en Girona

El pequeño, de cuatro años, fue localizado anoche en buen estado tras permanecer siete horas retenido

Los Mossos d'Esquadra han desplegado un fuerte dispositivo policial para localizar a los cinco secuestradores que ayer por la tarde raptaron a un niño de cuatro años en su chalé de Begur (Girona) tras haber intentado, sin éxito, robar dinero de una caja fuerte de la vivienda. Trabajan con la hipótesis de que se trate de cinco jóvenes magrebíes que hablan catalán. Según han informado fuentes cercanas a la investigación, esta hipótesis se basa en el testimonio del padre del niño, el empresario de la construcción Lluis Marqués, que relató que los captores hablaban un catalán con fuerte acento marroquí.

El subjefe de los Mossos de la región policial de Girona, Xavier Creus, ha descartado hoy en rueda de prensa en La Bisbal d Emporda que la intención de los asaltantes fuera secuestrar al pequeño, "ya que en ningún momento se pusieron en contacto con la familia" para pedir dinero. Además, ha considerado "muy importante" para el desenlace que en el momento del asalto el padre del pequeño estuviera hablando con su mujer porque, en el mismo momento, pudo alertarla y ésta inmediatamente llamó a la policía, lo que les hizo variar los planes de robar dinero y huir con el niño.

El niño, Marc Marqués, fue localizado ileso la pasada madrugada en Fontanilla (Girona), siete horas después de haber sido secuestrado en su casa por cincos encapuchados que iban armados con pistolas y cuchillos. Según fuentes policiales, el pequeño fue hallado en una carretera secundaria de esa localidad, situada en dirección a Francia y a 12 kilómetros de Begur, por los integrantes de una patrulla de los Mossos. Marc fue encontrado "bien y tranquilo" dentro de un turismo Suzuki Vitara, propiedad de su padre y que sus secuestradores sustrajeron del domicilio en su huida, que emprendieron junto a otro coche, un 4 X 4 "grande y de color oscuro".

El niño, que en el momento de su rescate estaba en buen estado de salud aunque se quejaba de frío, fue trasladado a un centro sanitario de Cap de Palafrugell, cerca de Begur, para ser examinado por los médicos. En este centro clínico el pequeño se reencontró con sus padres, Maite Selva, de 30 años y empleada del Ayuntamiento de Begur, y su marido, de unos 60, quienes le han llevado de regreso a su hogar en la zona residencial de Mas Prats.

Asalto y secuestro

Los cinco hombres asaltaron la vivienda alrededor de las 19.45 horas vestidos de negro y armados con pistolas y cuchillos. Según ha declarado el padre a la Policía Local, los secuestradores hablaban catalán con acento magrebí y eran corpulentos. Los encapuchados entraron a la residencia tras acuchillar a un perro labrador que estaba en la entrada de la casa y, ante la negativa del padre a darles la caja fuerte, los ladrones le rociaron con un espray de defensa personal y se llevaron a su hijo.

En el momento del secuestro el padre del niño se encontraba hablando por teléfono con su esposa quién, al oír los gritos y amenazas de los secuestradores, cortó la llamada y avisó a la Policía local de lo que estaba sucediendo en su domicilio. La Policía cree que la primera intención de los secuestradores no era raptar al pequeño, pero que los acontecimientos se precipitaron cuando no pudieron encontrar la caja fuerte y se dieron cuenta de que la madre se había percatado de lo que pasaba.

Otra de las hipótesis que toma más fuerza en la investigación es que se trate de una venganza personal. Sin embargo, el padre ha asegurado que "jamás" ha recibido amenazas "y menos por parte de alguien de origen magrebí" y que en su empresa "tiene muchos empleados norteafricanos con los que guarda muy buenas relaciones". Lluis Marqués ya sufrió hace tres meses un atraco con el mismo procedimiento en la oficina de su empresa de construcción, ubicada en la misma localidad costera. Según fuentes de la investigación, en aquella ocasión, también un grupo de encapuchados armados con pistolas se llevaron una cantidad no determinada de dinero de la caja fuerte de las oficinas de la empresa de construcción 'Marques & Williams', de la que es propietario.