Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obiang se compromete ante Zapatero a liberar a los presos políticos de Guinea Ecuatorial

Fuentes de Moncloa desmienten "radicalmente" que el Ejecutivo se haya dirigido a Rajoy para ofrecerle una entrevista con Obiang

Obiang realiza una ofrenda floral en el Bosque de los Ausentes, en el Retiro.
Obiang realiza una ofrenda floral en el Bosque de los Ausentes, en el Retiro. EFE

El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, se ha comprometido hoy ante el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a liberar a los presos políticos que hay en su país, según han informado fuentes gubernamentales tras la reunión de ambos mandatarios en el Palacio de la Moncloa. Asimismo, las citadas fuentes han desmentido "radicalmente" que el Ejecutivo se haya dirigido al líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, para ofrecerle una entrevista con Obiang, tal y como ha indicado esta mañana el secretario de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas.

Zapatero se ha reunido esta tarde en el Palacio de la Moncloa con Obiang, a quien ah insistido en la necesidad de que el Gobierno de Guinea Ecuatorial lleve a cabo "gestos importantes" en el proceso de democratización y de respeto de los Derechos Humanos, y ha señalado que "la mejor ocasión" para hacerlo serían las próximas elecciones. Obiang se ha comprometido además a promover una mayor distribución de la renta y ha invitado a los parlamentarios españoles a que viajen a su país para comprobar los avances.

Obiang ha asegurado que la escasa presencia de empresarios españoles en su país se debe a la "especulación política" que califica a esta nación africana como "zona de alto riesgo" para las inversiones. Así lo ha afirmado Obiang en un acto celebrado en las Cámaras de Comercio con empresarios de las principales empresas españolas y al que no asistieron sus máximos dirigentes. Según Obiang, esa "especulación política" está "animada" por "intereses ocultos" que no favorecen a ninguna de las partes.

Anteriormente, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha asegurado que es la obligación de España "ayudar, acompañar e incentivar" a Guinea Ecuatorial en sus reformas, "les guste o no a ciertos sectores" de la sociedad española. Moratinos ha dado una conferencia de prensa junto a su homólogo guineano, Pastor Micha, con quien ha almorzado hoy con motivo de la visita oficial a España del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, la primera en 15 años. Por su parte, Micha ha asegurado que "Obiang no puede no venir a España; si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma", y ha añadido que también se trata de "romper ese hielo que muchos quieren crear en nuestra relación".

Gestos claramente insuficientes

Según ha informado el responsable de Relaciones Exteriores del PP, Jorge Moragas, presente en la reunión que Obiang ha mantenido hoy con Rajoy, ha dicho que el líder del PP ha accedido a la entrevista sólo porque así lo solicitó el Gobierno español y por "la amistad y relación profunda entre dos pueblos". El Ejecutivo ha negado "radicalmente" haber ofrecido dicha entrevista. Aun así, Rajoy ha aprovechado para exponer "sin complejos" sus ideas ante el mandatario guineano, al que ha transmitido que los "gestos" en favor de las reformas democráticas y el respeto a los Derechos Humanos "apuntan en la buena dirección pero son claramente insuficientes".

La entrevista se ha producido tras la visita y la ofrenda floral que han presidente africano ha realizado al Bosque del Recuerdo, el jardín del parque del Retiro dedicado a la memoria de las víctimas del 11-M. Antes de esta ofrenda, en la que no ha estado el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, Obiang ha tenido que cancelar una visita al Congreso de los Diputados.

Oficialmente, tanto la presidencia del Congreso como el Ministerio de Exteriores, han hablado de "problemas de agenda de los organizadores", aunque varios grupos parlamentarios expresaron ayer su oposición a este acto, en el que Obiang tenía que entrevistarse con el presidente de la Cámara, Manuel Marín, y firmar en el Libro de Honor. De hecho, los grupos de ERC, IU y PNV han sacado pecho una vez consumada la cancelación y la han atribuido a la reacción del presidente a su "malestar", debido a la polémica que rodea al presidente, cuestionado internacionalmente por indicios de corrupción y denuncias de violaciones de los derechos humanos.