Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libertad con cargos para el jefe de seguridad del centro de inmigrantes de Málaga

Afirma ante la juez desconocer las fiestas nocturnas en las que varios agentes abusaron, supuestamente, de algunas internas

El jefe de seguridad del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Málaga, José Rodríguez Pablos, ha quedado en libertad con cargos por un presunto delito de abuso sexual a raíz de los testimonios de dos inmigrantes internas, tras ser citado para declarar este miércoles en la Audiencia Provincial.

Según su abogada, Montserrat Pascual, los abusos que se imputan al funcionario, que "acudió a los juzgados voluntariamente", no están relacionados con las fiestas nocturnas por las que fueron detenidos tres policías del centro y otros cuatro quedaron en libertad con cargos, sino que se trata de las acusaciones de otras dos internas "que tampoco participaron" en los hechos denunciados.

Pascual ha manifestado a los periodistas que las declaraciones de estas mujeres fueron "inconsistentes y contradictorias" y que responden a un intento de "mercantilizar popularmente" el hecho de que el jefe de seguridad pudiese estar involucrado en este asunto. Rodríguez Pablos deberá comparecer los días 1 y 15 de cada mes ante el juzgado de Instrucción número 9 como medida cautelar de acuerdo a las peticiones de la Fiscalía y una de las acusaciones particulares, correspondiente a la defensa de dos de las primeras denunciantes, por considerar "que existen indicios de delito".

Por su parte, el abogado de las otras cuatro supuestas víctimas y la acusación popular representada por Málaga Acoge solicitaron prisión preventiva sin fianza ya que, según el letrado, Jesús Ureña, "es lo más justo ante el riesgo de alarma social y la posibilidad de que se alteren o modifiquen pruebas".

Las inmigrantes que han declarado en calidad de testigos protegidos ante la juez titular, Elena Sancho, han reconocido haber padecido "tocamientos", aunque han señalado que "no querían denunciar los hechos, sino sólo contar lo sucedido".

Respecto a las fiestas nocturnas en las que presuntamente los agentes pudieron haber incurrido en un delito de abuso sexual, Rodríguez Pablos ha declarado que no tuvo conocimiento de nada, ya que él no cubre el servicio de noche, sino que se lo hizo saber el letrado de algunas de las inmigrantes.