Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Escalada militar en Oriente Próximo

España critica la tibieza internacional y pide a la ONU que envíe fuerzas a Líbano

El PP acusa a Rodríguez Zapatero de "antisemitismo, antisionismo e israelofobia"

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha criticado hoy la "tibieza" con que la comunidad internacional ha reaccionado a la crisis en Oriente Próximo y ha apostado por que la ONU envíe una fuerza de interposición "cuanto antes mejor" para frenar la violencia. En su comparecencia ante la comisión de Exteriores del Congreso para explicar la posición de España ante la crisis, Moratinos ha subrayado que "sólo una acción decidida" de la comunidad internacional puede frenar la "escalada" de violencia que se vive en la zona y ha asegurado que ése es "el gran objetivo" del Gobierno.

El ministro ha considerado que la reacción tanto de la ONU como de la Unión Europea (UE) "no debe ser una equilibrada, sino firme y comprometida" y ha subrayado que la solución al conflicto debe incluir un "apoyo activo" al Gobierno libanés, el envío de una misión diplomática de alto nivel a la región y "la formación de un nuevo Gobierno palestino" con quien se pueda negociar.

Para Moratinos, el Gobierno de Hamás "ha fracasado" y parte del origen de la crisis está en su actitud y en la de Hezbolá. También ha mostrado su desacuerdo con la "respuesta desproporcionada y, sobre todo, ineficaz" de Israel. "No hay alternativa a la paz. Si la lógica de guerra se impone, podríamos encontrarnos en poco tiempo con una generalización del conflicto a los países vecinos y una situación de violencia e inestabilidad que pondrá en peligro a toda la región", ha hecho hincapié.

"Ignorancia y mala intención"

En el debate posterior a la intervención del ministro, los portavoces de todos los grupos parlamentarios han coincidido en elogiar la eficacia de la operación de evacuación de los españoles de la zona. En cuanto a la postura del Gobierno, las opiniones se han dividido entre la de la representante de EA, Begoña Lasagabaster, quien se ha declarado "casi al 100% de acuerdo" con Moratinos, y la del portavoz del PP, Gustavo de Arístegui, quien ha destacado la "no sólo ignorancia sino mala intención" de Rodríguez Zapatero al referirse al conflicto. Arístegui ha acusado al presidente del Gobierno de haber hecho gala de un "antisemitismo, antisionismo e israelofobia" en sus críticas a la actuación del Ejecutivo israelí en el Líbano durante un mitin en Ibiza el pasado fin de semana.

Hoy mismo, Zapatero ha reiterado en Alicante su rechazo a una "fuerza abusiva" que mata a inocentes en Oriente Próximo, y ha advertido de que "los silencios de hoy" ante esa situación pueden ser "arrepentimientos" mañana. Por su parte, el líder de IU, Gaspar Llamazares, ha criticado la "ambigüedad y contradicción" en las sucesivas interpretaciones que de los hechos hizo el Ministerio de Exteriores y, además, se ha preguntado "¿quiénes somos nosotros para promover un nuevo Gobierno palestino?" cuando el actual ha sido democráticamente elegido. En su intervención ante la comisión, Moratinos ha explicado que el Ejecutivo ha "aprovechado al máximo" su capacidad de interlocución poniéndose en contacto con todas las partes para intentar rebajar los niveles de violencia, evitar la escalada bélica y promover el regreso a la vía diplomática.

Moratinos ha precisado que la acción política del Gobierno ha consistido en un "llamamiento a la contención y la necesidad de obrar para una salida pacífica de la crisis" ya que la dinámica de violencia "no es una solución sino solamente vía para aumentar la frustración, el dolor y el odio que alimenta el círculo vicioso de los antagonismos y radicalismos" de la zona. El ministro también ha subrayado sus gestiones ante la UE para conseguir una "mayor implicación y unidad de todos" ante la crisis y ha lamentado que la comunidad internacional haya actuado "con mucha tibieza, indecisión y falta de la necesaria firmeza y voluntad política".

España ha evacuado a 628 personas

España ha evacuado hasta ahora a 628 ciudadanos, de los cuales 435 son españoles y el resto, 193, extranjeros. Moratinos ha explicado que la evacuación se inició el jueves con la salida de varios autobuses de Beirut a Damasco. El viernes se produjo el primer vuelo con 128 personas (117 españoles). El domingo, autobuses de Beirut, Sidón y Trípoli transportaron a 295 personas (219 españoles y 76 extranjeros) que volvieron a España en vuelos desde Damasco y Amman.

El lunes salió hacia España un contingente de 197 personas (92 españoles y 105 extranjeros con mayoría de ciudadanos iberoamericanos). A ellos se suma un grupo de 35 españoles que han sido evacuados en operaciones de Italia (16), de Francia (12) y de Grecia (7). Moratinos ha puntualizado que la cifra no es definitiva porque hoy mismo está previsto que un pequeño grupo de españoles salga de la zona en un operativo francés. Después, sólo quedará en Líbano un "centenar largo" de españoles que por diferentes motivos, en especial el arraigo, han decidido quedarse en el país árabe.

Más información